Por: Diego Ureña S. 15 octubre, 2014

Seúl, Corea del Sur. Además de dar una buena imagen al mundo, el partido que jugó ayer la Selección Nacional evidenció que la Tricolor tiene un caudillo que hizo de la paciencia una arma.

Celso Borges, volante de 26 años que fue pilar en el equipo durante el pasado Campeonato Mundial, fue ayer la figura del equipo, no solo por sus dos goles, sino por el papel de líder que desde hace varios años muestra.

Y es que el “don de mando” de Borges, hijo del exmundialista Alexandre Guimaraes, se hizo evidente desde la Copa Uncaf y Copa de Oro del 2009, cuando Rodrigo Kenton dirigía a la Sele .

Poco a poco esa forma de ser ecuánime le fue dando poder dentro del camerino y ayer, dentro de la cancha, se le vio explotar.

Pese a que tiene a dos “cabecillas” como Keylor Navas y Bryan Ruiz en el puesto de capitanes, Borges se hace cada vez más fuerte en una función que, por ejemplo, cumplió muy bien durante la Uncaf ganada el mes anterior.

“Hoy (ayer) nos fue bien porque jugamos un gran partido, fue un encuentro bastante serio y también nos divertimos. Siento que estuvimos bastante finos y llevamos la pelota bastante rápido; hicimos transiciones rápidas y llenamos los espacios para defender rápido, fue un sacrificio colectivo bastante bueno”, comentó Borges tras el encuentro.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El ‘taquito’. Ante la consulta acerca del tanto de ‘taquito’ que consiguió luego de un pase de David Ramírez, el mediocampista de contención señaló que esa acción dejó ver la buena amalgama.

“Fue una buena jugada que por dicha pude culminar bien, hubo un buen movimiento de David (Ramírez) y Joel (Campbell), además de que hubo otro buen pase de Bryan (Ruiz). Todo el mundo estuvo muy involucrado”, dijo.

Junto a esa joya el “5” marcó otro gol y con esto ayudó a sellar el segundo triunfo en Asia, después de que el viernes la Selección derrotara 4-3 a su similar de Omán.

Aunque los elogios le llovieron ayer, Borges quiso driblarlos al darle más importancia a lo que sigue para el combinado tico: el juego ante Uruguay, en noviembre.

“Esperamos cerrar bien –el 2014–, para nosotros eso es importante; como dijo Keylor (Navas) el respeto uno tarda mucho en ganárselo, pero poco en perderlo, y queremos que Costa Rica se haga respetar en todos los campos”, expresó el caudillo que gana y gana terreno.