Gobierno de EE. UU. crea gigantesca base de datos para analizar información

Por: Kenneth Hernández Cerdas 28 julio, 2016
El costarricense Eduardo Li (centro) asistió a una audiencia en la Corte del Distrito Este de Nueva York en abril pasado. Al salir lo acompañaron sus abogados Samuel Rosenthal, Róger Guevara y Thomas Zeno. | AFP
El costarricense Eduardo Li (centro) asistió a una audiencia en la Corte del Distrito Este de Nueva York en abril pasado. Al salir lo acompañaron sus abogados Samuel Rosenthal, Róger Guevara y Thomas Zeno. | AFP

La revisión de 11 millones de archivos con información relacionada al escándalo de corrupción que sacudió la FIFA mantiene atascado el caso.

En dos cartas dirigidas al juez Raymond J. Dearie, de las cuales La Nación tiene copia, el fiscal Robert Capers detalla que la acumulación de registros ha sido tan grande que no se ha podido avanzar con celeridad, por lo que no hay certeza aún de cuándo empezarán los juicios.

Capers explica que, en una primera etapa, el Gobierno de Estados Unidos recolectó seis millones de documentos vinculados a los delitos que se les endosan a al menos 30 exdirigentes y empresarios de fútbol, acusados por delitos que van desde corrupción, lavado de dinero, fraude y estafa.

Uno de esos hombres es el costarricense Eduardo Li, quien cumple arresto domiciliario en EE. UU.

Asimismo, el documento de la fiscalía detalla que en una segunda fase se acumularon cinco millones de registros de páginas electrónicas, luego de cuatro búsquedas distintas.

Toda la información recabada se obtuvo de allanamientos realizados en 2015 en las oficinas de Concacaf en Miami, Traffic Sport y Media World, empresas de mercadeo deportivo afincadas en Florida.

Del mismo modo, la recopilación correspondió a otro allanamiento ejecutado este año en la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) con sede en Asunción, Paraguay.

El Fiscal explica que con el fin de que todas las partes involucradas tengan acceso a la información, se creó una base de datos a gran escala para consulta de todos los abogados defensores.

Asimismo, Capers subrayó que la investigación no termina porque la Fiscalía sigue recibiendo información de testigos y de diferentes entidades.

Citó el caso de registros bancarios ejecutados en Suiza, país en el que opera la FIFA y donde fueron detenidos los involucrados el 27 de mayo de 2015.

“El Gobierno por desgracia no puede predecir con precisión cuándo estarán listos estos datos”, dice la misiva, para agregar que será cuestión de semanas para tener claridad de los pasos a seguir en el proceso legal.

Debido a lo extenso que se ha vuelto el proceso, ninguno de los imputados ha recibido pena alguna, pese a que ya hubo quienes se declararon culpables.

Entre los nombres más llamativos figura el de Chuck Blazer, exsecretario de la Concacaf y del que se afirma fue uno de los cooperadores “estrella” del caso y por el que se desató todo el escándalo que sacudió los cimientos del balompié mundial. Él tendrá una audiencia el 28 de octubre.

Li volverá a la Corte el 3 de agosto
Eduardo Li fue elegido miembro del Comité Ejecutivo de Concacaf.
Eduardo Li fue elegido miembro del Comité Ejecutivo de Concacaf.

El exdirigente nacional Eduardo Li tiene programada una audiencia ante la justicia de EE. UU. el próximo miércoles.

El expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) debe presentarse a la Corte del Distrito Este de Nueva York ese día, donde un juez le hará una actualización de su estatus.

La cita está programada para las 9 a. m. hora tica. La última ocasión en que Li estuvo en dicha Corte fue el pasado 17 de abril, cuando no hubo mayor novedad sobre su situación legal.

Él está a la espera de que se le programe un juicio. Róger Guevara, abogado del exjerarca en Costa Rica, declaró ayer a La Nación que Li se encuentra “en buen estado anímico y de salud”.

Al nacional se le investiga por 14 delitos, entre ellos, fraude electrónico, lavado de dinero y recibir sobornos relacionados a la transmisión televisiva de partidos de la Selección Nacional, eliminatorios o amistosos.

En su primera comparecencia ante un juez de Estados Unidos, en diciembre pasado, Li se declaró no culpable.

Actualmente cumple arresto domiciliario en un apartamento en el área de Nueva York, similar condición a las de los otros implicados en el llamado FIFA Gate.

Etiquetado como: