6 abril, 2014

No cabe duda que Brasil será una prueba de fuego para el experimentado entrenador portugués Carlos Queiroz y los leones de Persia. | EFE.
No cabe duda que Brasil será una prueba de fuego para el experimentado entrenador portugués Carlos Queiroz y los leones de Persia. | EFE.

El camerino es su pasión. Independientemente de dónde se entrene, puede ser en el Real Madrid o al lado de Alex Ferguson en el Manchester United o en la selección de Irán, el sentimiento es el mismo.

Carlos Queiroz es el hombre responsable de los leones persas, nació en el centro de la selva de Mozambique y se proyectó al exterior gracias al fútbol.

Es un hombre de carácter pausado, métodico en todos los entrenamientos y tiende a evadir a la prensa, quizá esa fue la razón por la cual salió por la puerta de atrás del Real Madrid, en el 2004, nunca congenió con el presidente merengue, Florentino Pérez.

Fue uno de los cabecillas en el banquillo de Alex Ferguson en la época dorada del Manchester United.

Además, llevó a Portugal al mundial de Sudáfrica 2010.

Sin embargo, entrenar a la selección de Irán ha sido una prueba de honor y fuego para Carlos.

“Irán es una país que respira fútbol, todos están pendientes del desempeño de la selección, la prensa siempre es muy insistente y el público raramente perdona una derrota o que el equipo juegue mal”, destacó el estratega al diario inglés The Telegraph .

El técnico implantó en los leones persas el rigor en defensa.

Los musulmanes se blindaron atrás, pues solo recibieron dos tantos en la eliminatoria y además derrotaron a Corea del Sur, uno de los favoritos en la zona.

Para el Mundial de Brasil, Irán iniciará su preparación con solo 14 días de antelación y ya Queiroz lanzó un grito al cielo y a la Federación. Brasil será una prueba de fuego para los leones persas.