26 mayo, 2014

Lisboa, Portugal. EFE Carlo Ancelotti, el décimo intento de técnico de Florentino Pérez para conseguir la décima Champions, fue quien dio por finalizada una sequía de 12 años de duración.

Desde que el presidente Pérez prescindió de Vicente del Bosque en 2003, se inició una larga travesía por el desierto para volver a conquistar el trofeo más importante de clubes en el mundo.

Comenzó con el portugués Carlos Queiroz, apuesta de Jorge Valdano que no cuajó en plena época galáctica. Duró un año y su aventura en Liga de Campeones llegó hasta los cuartos de final, eliminado por el Mónaco francés.

En la temporada 2004-05 llegó la revolución en el banquillo madridista. José Antonio Camacho dimitió al ver que no se hacía con las riendas del vestuario, su relevo lo tomó su amigo Mariano García Remón y la temporada la acabó el brasileño Wanderlei Luxemburgo. El resultado fue el inicio de la “maldición de octavos”. El Juventus italiano fue el verdugo.

Se instaló en esa fase en una progresiva pérdida de prestigio el Real Madrid durante seis años.

Con Juan Ramón López, Fabio Capello, Bernd Schuster, Juande Ramos y Manuel Pellegrini no se encontraron soluciones. Arsenal, Bayern Múnich, Roma, Liverpool y Olympique de Lyon se disfrazaron de nuevos villanos.

El italiano Carlo Ancelotti levantó el sábado su tercera Champions . | AFP
El italiano Carlo Ancelotti levantó el sábado su tercera Champions . | AFP

Más cerca. Fue cuando Florentino Pérez decidió lanzarse por el fichaje del portugués José Mourinho, técnico laureado que aumentaba su prestigio tras conquistar la Champions con el Inter de Milán.

Pero en el Real Madrid siempre se quedó a las puertas de la final. En sus tres temporadas no pudo cumplir el objetivo para el que fue contratado. Primero el fútbol superior del Barça , luego la tanda final de penaltis ante el Bayern y en su último intento los cuatro goles de Robert Lewandowski fueron una losa imposible de levantar.

Ancelotti asumió el reto. El décimo en intentarlo y lo consiguió al primer intento. Y con ello se convierte en el técnico más galardonado tras conquistar su tercera Champions , igualando lo que logró Bob Pasley con el Liverpool.

Pese a ello el técnico italiano escuchó hasta el último día que su futuro dependería del resultado de la final, después de que sus jugadores se dejasen ir en la recta final de la liga, y pese a haber conquistado la Copa del Rey.

Dos títulos de los tres que podía conseguir es su primer balance como técnico blanco. La próxima temporada seguirá y sin duda optará por seis (Mundial de Clubes, Supercopa de España y Supercopa de Europa).

Etiquetado como: