Ambos clubes han rendido por debajo de las expectativas en este curso de la 'Champions League'

 24 febrero, 2014

París

Pierre-Emerick Aubameyang celebra el gol que anotó y que significó la victoria para Borussia Dortmund ante Eintracht Fráncfort en los cuartos de final de la Copa alemana. Con el gabonés festeja el teutón Marcel Schmelzer (29).
Pierre-Emerick Aubameyang celebra el gol que anotó y que significó la victoria para Borussia Dortmund ante Eintracht Fráncfort en los cuartos de final de la Copa alemana. Con el gabonés festeja el teutón Marcel Schmelzer (29).

El Borussia Dortmund buscará este martes en terreno del Zenit de San Petersburgo, una victoria en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa.

Ambos clubes, que por diferentes razones han rendido por debajo de las expectativas este curso, tienen en este certamen la tabla de salvación de la temporada.

El Borussia Dortmund juega a las 11 a. m. en San Petersburgo, con las numerosas bajas en el plantel dirigido por Jurgen Klopp como principal inconveniente.

Las lesiones han arruinado la temporada del Dortmund hasta el momento, sobre todo en el campeonato nacional, donde está en la tercera posición a 20 puntos de Bayern de Múnich, después de perder el pasado sábado en su visita a Hamburgo (3-0).

En ese partido volvió a quedar en evidencia las dificultades que está teniendo Klopp esta temporada para formar un equipo de garantías, sobre todo en defensa.

A las ausencias ya conocidas del serbio Neven Subotic y del polaco Jakub Blaszczykowski (ambos por lo que resta de temporada por lesiones graves), se unió la de Matts Hummels, quien no acaba de recuperarse de una lesión en el pie que le afecta desde la tregua invernal y que puede apartarle también del duelo ante el Zenit.

La única buena noticia para Klopp es el regreso de Marco Reus para acompañar al polaco Robert Lewandowski en la punta del ataque germano.

Si el Dortmund tiene la enfermería llena, el Zenit llega al choque de octavos con su plantel al completo, con la única duda del portugués Danny, ligeramente lesionado.

La mayor duda para los rusos es que será su primer partido oficial en 2014, por lo que pueden acusar la inactividad.

Zenit se reforzó en el mercado invernal con el fichaje del venezolano Salomón Rondón, que llegó procedente del Rubin Kazan y que puede tener su oportunidad en el ataque, junto al brasileño Hulk.

Otra desventaja que tendrá el Zenit será que no podrá llenar el campo de aficionados, ya que en diciembre la UEFA le sancionó con el cierre de una parte de las gradas por actos racistas de sus hinchas.