El dirigente dice que el problema es entre el pueblo y el gobierno y el fútbol no debe verse inmiscuido

 28 junio, 2013

Joseph Blatter en la conferencia de prensa de este viernes en Brasil. | AFP.
Joseph Blatter en la conferencia de prensa de este viernes en Brasil. | AFP.

Río de Janeiro (AFP). El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, dijo este viernes que "entiende los disturbios sociales" de los últimos días en Brasil en contra de los gastos millonarios del Mundial-2014, pero aseguró que "no es un problema" del organismo que dirige.

"Yo entiendo estos disturbios sociales, pero por otro lado el fútbol trae (...) esperanza, hemos visto las reacciones del gabinete gubernamental, han prometido hacer los cambios, pero no es problema nuestro, de eso no nos ocupamos", dijo Blatter en una rueda de prensa en Rio de Janeiro en la que pidió "confianza" en el gobierno.

"Nosotros hemos demostrado nuestra confianza en situaciones que no eran cómodas durante la semana", agregó, al referirse a las gigantescas manifestaciones que se han dado en varias ciudades desde el pasado 15 de junio cuando se inauguró la Copa en Brasilia.

El gobierno brasileño es blanco de intensas críticas en las masivas manifestaciones y que en algunas casos han degenerado en enfrentamientos con la policía y vandalismo.

Los manifestantes rechazan el aumento del precio del deficiente transporte público y reclaman por mejoras en la salud y la educación, contra la corrupción, y por las inversiones públicas para la Confederaciones y el Mundial-2014 -estimados en 15.000 millones de dólares-.

"Estoy seguro de que la Copa Mundial será un éxito. Confío en los organizadores y en la seguridad", ratificó Blatter, además de aclarar que esa organización "nunca he tenido una duda" con respecto a la realización de la Confederaciones, algo que ya había ratificado el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, el pasado lunes.

"Es una cuestión de confianza en el gobierno y el pueblo de Brasil, porque le gusta el fútbol", anotó.