Los blancos llegan a defender la ventaja de un gol cosechada en el Santiago Bernabéu

 29 abril, 2014

Múnich. AFP Derrotado en la ida (1-0), el Bayern Múnich contará con el apoyo de su público para revertir el resultado contra el Real Madrid el martes, en la vuelta de semifinales de Champions, en la que puede escribir una gran página de la historia de la competición al llegar a su tercera final consecutiva.

En la otra acera, el Madrid espera volver a disputar una final 12 años después, tras haber ganado su noveno título en el 2002.

Los aficionados merengues están convencidos que esta vez será la buena, después de tres fracasos consecutivos en semifinales, incluido uno en el 2012 frente al mismo Bayern Múnich.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El pasado juega en favor de los alemanes, quienes nunca perdieron en casa contra el equipo madridista (ocho victorias, un empate). Pero también en favor del técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, invicto contra el equipo alemán.

El técnico Pep Guardiola lo ha dicho y lo ha repetido: será fiel a su sistema de juego basado en la posesión del balón, aunque ese dominio fuera estéril en la ida e hiciera surgir voces en Alemania que reclamaban un estilo más germano, con un juego más directo, como el año pasado a las órdenes del timonel Jupp Heynckes.

El Real Madrid no tiene aparentemente la intención de defender la ventaja adquirida en la ida, sino aumentarla y la apuesta de Ancelotti sería alinear juntos por primera vez desde principios de abril a su tridente ofensivo ‘BBC’: Bale-Benzema-Cristiano Ronaldo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Si se sienten bien, jugarán. El objetivo es marcar, no defender. Cuanto antes marquemos, mejor será. Esa es la línea que debemos preparar”, comentó Ancelotti.

Con el mismo grupo que en la ida, Guardiola espera un buen día del francés Franck Ribery para aportar más efectividad a un ataque en el que el holandés Arjen Robben parece tener asegurado el flanco izquierdo.

El capitán Philipp Lahm podría ocupar el lateral derecho, donde Rafinha no había realizado un buen partido en la ida, dejando al español Javi Martínez constituir el doble pivote en el centro del campo con Bastian Schweinsteiger.

“Philipp es un jugador excepcional, capaz de jugar en todos los puestos con excepción de la portería. Son los pequeños detalles los que decidirán si será más ofensivo o más defensivo”, dijo Guardiola.

En el Real Madrid, Cristiano Ronaldo ha regresado a su mejor forma, como demostró con su doblete del sábado contra Osasuna.

El portugués jugará en Múnich con el objetivo de mejorar el récord del número de goles en una sola edición de la Champions (14), que comparte hasta ahora con Lionel Messi y José Altafini.