18 febrero, 2015

Lviv, Ucrania. AFP. Pese a que perdió un hombre, el Bayern Múnich salió ileso ayer de Ucrania tras empatar a cero goles frente al Shakhtar Donetsk en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones .

Como era de prever, los bávaros monopolizaron el balón al inicio del partido (70% en la primera media hora), mientras que los locales buscaron contragolpes para sorprender a los dirigidos por Josep Guardiola.

Robben, Ribery y Müller, la tripleta de ataque alemana, se combinaban constantemente en el frente tratando de encontrar el fallo en la defensa ucraniana, mas esta se mostró muy segura en toda la primera parte.

El Shakhtar defendió bien, sí, pero en ataque apenas creó peligro y el brasileño Luiz Adriano, máximo goleador de la primera fase de la Champions , con nueve tantos, estuvo muy solo para hacerle verdadero daño al Bayern.

El volante del Bayern, Bastian Schweinsteiger, trata de huir a la marca de Olexandr Kucher, del Shakhtar, en el juego de ayer en Lviv. | EFE
El volante del Bayern, Bastian Schweinsteiger, trata de huir a la marca de Olexandr Kucher, del Shakhtar, en el juego de ayer en Lviv. | EFE

Un disparo al arco alemán fue todo el bagaje ofensivo de los ucranianos en el primer periodo, por cinco de los germanos.

En el tramo final de los 45 primeros minutos, el partido se fue endureciendo, una tónica que continuó en el inicio de la segunda parte, con Ribery metido en todas las trifulcas y con el árbitro español Alberto Mallenco tratando de poner orden con tarjetas.

Víctima de ese endurecimiento, Xabi Alonso vio la segunda tarjeta amarilla ante una entrada por detrás contra el brasileño Alex Teixeira, dejando a su equipo en inferioridad desde el 65’.

Aunque quedaban 25 minutos, jugaban de local –el partido se trasladó a Lviv por el conflicto armado en la zona de Donetsk– y estar en superioridad, los hombres del rumano Mircea Lucescu no se volcaron sobre el arco rival.

Viendo el panorama, el Bayern pensó que el 0-0 no era tan malo pues la vuelta que se jugará en el Allianz Arena, su casa.