La victoria 1-3 en casa del Arsenal los deja con grandes opciones de avanzar a la siguiente ronda.

Por: German Matamoros S. 19 febrero, 2013

San José (Redacción). La sonora silbatina que dio el público del Arsenal a sus jugadores tras la derrota 1-3 ante el Bayern de Múnich representa la realidad de esta serie: nadie da nada por los londinenses.

Los alemanes se impusieron en casa de los ingleses y ponen pie y medio en los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.

Se sabía que el Bayern de Múnich está haciendo una de las mejores temporadas de su historia, y que el Arsenal ha perdido el fuelle de equipo poderoso en el continente, y no lejos está de hacerlo en suelo británico, donde tiene ocho años de no saborear las mieles de un título.

Pero suponer que el encuentro iba a ser tan sencillo para los muniqueses en el Estadio Emirates no estaba en los planes de nadie.

Apenas a los tres minutos de juego, Thomas Muller envió un centro desde la derecha que pasó frente a los zagueros del Arsenal, quienes solo atinaron a mirar cómo el balón fue enviado al fondo del marco por Toni Kroos.

Y poco antes de arribar al minuto 21, en un tiro de esquina, el belga del Bayern, Daniel Van Buyten se adelantó a todo la defensa inglesa y cabeceó con fuerza. El portero Tomasz Szczesny rechazó, pero Muller aprovechó el rebote para marcar el 0-2.

En el segundo tiempo, un descuido del portero Manuel Neuer facilitó el descuento de los locales, tras un saque de esquina ejecutado por Jack Wilshere.

Sin embargo, por si quedaba alguna duda sobre cuál equipo fue superior, el croata Mario Mandzukic consiguió la tercera anotación de los bávaros, en un remate que ingresó con suspenso.

Los alemanes fueron superiores de principio a fin, y seguramente, el juego de vuelta será un trámite para confirmar el boleto a cuartos de final.