La diferencia de apenas tres puntos entre ambas escuadras a favor de los catalanes agregará un condimento especial al clásico español

 25 octubre, 2013
Cristiano Ronaldo y Lionel Messi marchan parejos en el goleo con ocho tantos cada uno.
Cristiano Ronaldo y Lionel Messi marchan parejos en el goleo con ocho tantos cada uno.

El clásico que mueve al mundo, llega en un momento en que tanto el Barcelona como el Real Madrid, han dejado dudas en sus actuaciones.

La diferencia de apenas tres puntos entre ambas escuadras, a favor de los catalanes, agregará un condimento especial al clásico español que se jugará este sábado a las 10 a. m. en el Camp Nou.

El Barça llega al trascendental encuentro luego de cosechar dos empates, en Pamplona ante el Osasuna, y el martes anterior en San Siro ante el Milan por la Champions League.

Por su parte, en el cuadro merengue, a pesar de las victorias, los jugadores parece que aún no logran acoplarse a las ideas del italiano, Carlo Ancelotti.

Los culés arriban con serias dudas especialmente en su zona defensiva, donde se podría dar la baja de Gerard Piqué, quien no se entrenó durante la semana.

A la baja de Piqué hay que sumar el reciente regreso de Carles Puyol luego de siete meses de estar lesionado y las malas actuaciones de Javier Mascherano.

La última de ellas fue el error que propició el gol de Robinho para el Milan por la Champions.

En la acera madridista, a pesar de que llega enrachado en cuanto a triunfos, aún no termina de convencer a la exigente afición merengue.

Ancelotti aún tiene la duda de cuál será el mediocampo que utilizará, podría ser el trío conformado por Khedira-Modric-Illaramendi, o en lugar de Illaramendi, el italiano se inclinaría por Isco para ganar ofensiva.

Junto a la duda en la zona medular, esta quién sería el '9' titular; Karim Benzema ha venido a menos en los últimos encuentros, mientras que Álvaro Morata parece ganar puntos para saltar como estelar a la gramilla del Camp Nou.

Barcelona y Real Madrid jugarán un partido que va más allá de 90 minutos.