El equipo catalán y el cuadro teutón son los favoritos en el inicio de los cuartos de final

 1 abril, 2014

Con Víctor Valdés fuera por lesión, el portero azulgrana José Manuel Pinto será titular hoy ante el Atlético y por lo que resta de la temporada. | AP
Con Víctor Valdés fuera por lesión, el portero azulgrana José Manuel Pinto será titular hoy ante el Atlético y por lo que resta de la temporada. | AP

París. AFP Los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa comienzan este martes con los partidos de ida Barcelona-Atlético Madrid y Manchester United-Bayern Múnich, en que catalanes y alemanes parten como favoritos.

Aunque sea un choque 100% español, el duelo entre los artistas azulgranas y los combatientes colchoneros se anuncia como un choque de culturas en el Camp Nou.

Por un lado está el Atlético, líder de la liga, con la mejor defensa (22 goles recibidos en el campeonato español), con un colectivo compacto y un talentoso guardameta, el belga Thibaut Courtois.

En el otro está el Barça , segundo en el torneo local, con el mejor ataque (89 goles marcados) con Lionel Messi o Neymar y alimentados por los reyes del último pase: Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

Los catalanes intentarán hacerse con la posesión del balón para pasar a su sétima semifinal consecutiva, mientras que los madrileños buscarán el contragolpe y su primera semifinal desde 1974.

“Me imagino un partido donde el Barcelona tendrá mucha posesión de balón e intentaremos crear más ocasiones que en los tres últimos juegos esta temporada. El Atlético es un rival muy incómodo, muy defensivo, sale muy bien a la contra”, reconoció Xavi.

Los dos equipos se han enfrentado tres veces esta temporada, registrándose tres empates: uno en la liga española a principios de enero (0-0) y dos en agosto en la Supercopa de España ganada por el Barça debido al gol marcado en campo contrario (1-1, 0-0).

La otra serie. Por su parte, el Bayern Múnich retoma la defensa de su título europeo con la etiqueta de gran favorito y la visita a Old Trafford, casa del Manchester United.

El equipo de Guardiola solo ha concedido una derrota esta temporada, en casa contra el Manchester City (2-3), cuando el billete para octavos de final ya estaba asegurado.

Su dominio recuerda al que ejerció el FC Barcelona cuando el club catalán estaba entrenado por Guardiola (2008 a 2012): misma obsesión por la posesión del balón y mismo sentimiento de imbatible.

El empate del fin de semana contra el Hoffenheim ha hecho que Arjen Robben haga sonar las alarmas: “Es una advertencia para el martes. Frente a un rival de gran calidad ofensiva, si no estamos concentrados y comenzamos a perder balones, seremos castigados”, dijo.

Un golpe duro fue la lesión el sábado de Thiago Alcántara, baja entre seis y ocho semanas.

El Manchester United querrá inspirarse en la final de Champions de 1999, cuando el equipo de Sir Alex Ferguson ganó el título al Bayern en Barcelona, luego de ir perdiendo 1-0 y ganar en el epílogo.

Sétimo en la liga, la Champions es la única esperanza para el United de ganar un trofeo esta temporada, la primera con David Moyes, pero las ausencias de Robin Van Persie, Rafael y Patrice Evra no son buenos augurios para el United.