Al arranque de la fecha 32, el Barça se mantiene líder con 75 puntos por los 73 que cuenta el Madrid

 16 abril, 2015
El Barcelona llega motivado ante la contundente victoria en la Champions contra el PSG. Luis Suárez celebra uno de sus goles con Neymar.
El Barcelona llega motivado ante la contundente victoria en la Champions contra el PSG. Luis Suárez celebra uno de sus goles con Neymar.

A falta de siete fechas para la conclusión de la liga española y con margen reducido respecto al escolta Real Madrid, el Barcelona se aferra a la cima de la clasificación mientras intenta sellar también su pase a semifinales de la Liga de Campeones.

Los azulgranas, que ganaron el miércoles 3-1 al Paris Saint Germain en la eliminatoria de cuartos, volverán el sábado al torneo doméstico para recibir al cuarto clasificado Valencia, que llega con aspiraciones de asaltar el tercer lugar ocupado por el vigente campeón Atlético de Madrid.

Al arranque de la fecha 32, el Barça se mantiene líder con 75 puntos por los 73 que cuenta el Madrid, que intensificó su acoso con la igualada de los culés la semana pasada, 2-2 en cancha del Sevilla.

Los merengues han ganado tres partidos seguidos en liga por global de 14-1 tras caer en el clásico contra el cuadro catalán, y se han propuesto hacer el pleno de puntos restantes para reconquistar una liga que no ganan desde la temporada 2011-12. Su próximo rival será el Málaga, antes de retomar la Champions para cruzarse con el Atlético, con quien empataron 0-0 el martes en el choque de ida.

Como el Barça, los rojiblancos también igualaron la pasada fecha por 2-2 con el Málaga y marchan terceros con 66 unidades, una de ventaja respecto al Valencia, que busca el último boleto para jugar la próxima Champions.

El cuadro valencianista ya puso en apuros al Barcelona por la jornada 13, cuando perdió 1-0 de local en los descuentos, y dio el golpe en su última visita al estadio Camp Nou, cuando ganó 3-2 para iniciar el lento declive del equipo la temporada pasada, entonces entrenado por el argentino Gerardo Martino.

El actual conjunto de Luis Enrique exhibe mejores síntomas tras la victoria en París con dos golazos de Luis Suárez. El delantero uruguayo, quien también marcó en el clásico, se rehízo así de su mal partido en Sevilla y apareció de nuevo en una gran cita para rebajar la presión sobre Lionel Messi.

Suárez acumula 10 tantos en liga por las 34 del astro argentino, mientras que el madridista Cristiano Ronaldo se mantiene como máximo artillero con 38.

Pendiente de la evolución del lateral Dani Alves, Luis Enrique espera contar con Andrés Iniesta ante el Valencia, después de que el volante cayera dolorido en el choque continental.

El técnico valora posibles rotaciones con la vista puesta en la vuelta contra los franceses, el martes. Quizás incluso en ataque pese a los últimos enfados de Neymar, quien abrió el marcador en París. "Yo siempre quiero jugar, pero eso ya pasó. Hicimos un gran partido", subrayó el miércoles el brasileño, autor de 18 dianas ligueras.

Pese a las previstas bajas de los argentinos Enzo Pérez y Pablo Piatti, los valencianistas exhiben músculo a estas alturas con siete victorias y tres empates en sus últimos 10 choques y la recuperación del lateral zurdo José Gayá, próximo objetivo del Madrid en el mercado.

A los madridistas les preocupa por ahora la liga y la eliminatoria de Champions contra el Atlético, que vivirá su segundo episodio el miércoles en feudo blanco.

El Málaga no podrá contar con el central Weligton, sancionado para el asalto al Santiago Bernabéu, donde el Madrid ha solventado 12 de sus últimos 13 compromisos ligueros con victoria.

La sintonía entre la afición y el plantel ha mejorado con las últimas exhibiciones goleadoras, y Cristiano acumula ocho tantos en sus últimos cinco encuentros.

Los regresos del colombiano James Rodríguez y el croata Luka Modric han incrementado notablemente el poderío ofensivo del equipo, que también sumó la pasada fecha las aportaciones del canterano Jesé Rodríguez y el mexicano Javier Chicharito Hernández, goleadores frente al Eibar.

Tanto el cuadro dirigido por Carlo Ancelotti como el Atlético del argentino Diego Simeone se desgastaron en el clásico ciudadano, y los rojiblancos también deberán gestionar esfuerzos en su visita al Deportivo La Coruña, que pelea por eludir el descenso.

El aún campeón pierde para la cita al capitán Gabi Fernández por sanción, pero se siente sólido atrás con los uruguayos Diego Godín y José Giménez, más el brasileño Miranda, compitiendo por los dos puestos de central. En el arco, Simeone parece haberse decantado finalmente por Jan Oblak en detrimento de Miguel Moyá.

El cruce es de triste recuerdo por lo acontecido en la primera vuelta en Madrid, cuando una multitudinaria pelea entre ultras se cobró la vida de un radical del Deportivo.

La jornada sabatina se completa con la visita del Getafe al Athletic de Bilbao, mientras que la parrilla dominical ofrece los cotejos Rayo Vallecano-Almería, Granada-Sevilla, Villarreal-Córdoba y Eibar-Celta de Vigo.

La fecha arranca el viernes con la visita del Espanyol al Levante y cierra el lunes con Elche-Real Sociedad.