16 abril, 2014

Barcelona / Madrid. EFE La final de Copa del Rey depara en Mestalla un clásico del fútbol español al que llega el Barcelona , “rey de Copas”, con un agujero en el alma tras su eliminación europea, ante un Real Madrid que busca el primer título de la “era Ancelotti” sin su figura Cristiano Ronaldo.

Aspirantes hace una semana a ganarlo todo, las dos últimas caídas de los catalanes ante Atlético de Madrid y Granada le han dejado fuera de la Champions y prácticamente liquidaron sus opciones de revalidar la Liga.

Como en tiempo pasados, el Barça intenta ahora salvar la temporada con un trofeo menor, que no hace tanto, con Josep Guardiola en el banquillo, ganaba casi por inercia y que esta vez le permitiría, al menos, restituir parte del orgullo perdido.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

No lo tendrá fácil porque en frente tendrá al eterno rival, un Real Madrid que le tiene especiales ganas después de caer en los dos partidos de Liga (2-1 en el Camp Nou y 3-4 en el Santiago Bernabéu) y que ya le ganó en la última final copera en la que se vieron las caras, precisamente en este mismo escenario (1-0 en 2011 con gol de Cristiano Ronaldo) .

Además, los azulgranas vuelven a tener graves problemas para confeccionar una defensa de garantías: Gerard Piqué, con una fisura en la cadera; Carles Puyol, que sigue con sus problemas en la rodilla derecha y Marc Bartra, que arrastra una sobrecarga en los isquiotibiales derechos, viajaron sin tener el alta médica.

En ataque parece que el técnico volverá a renunciar a la velocidad de Pedro y Alexis Sánchez por banda para buscar los pasillos interiores alineando juntos a los cuatro “bajitos”: Xavi, Cesc Fábregas, Andrés Iniesta y Lionel Messi.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El oponente. Por su parte, Real Madrid no se olvida del sabor de boca de aquel título del 2011. Era el primero con el portugués José Mourinho en el banquillo y cortaba la hegemonía del Barça de Pep.

El héroe de aquella final lo verá desde la grada. Una lesión muscular en el bíceps femoral izquierdo deja fuera de combate a Ronaldo.

Exige a sus compañeros aumentar el esfuerzo, ser más solidarias en las ayudas y sumar juntos para cubrir la ausencia de su gran líder.

Se buscará referencia sobre el campo. Un madridista que se eche el equipo a las espaldas. Se espera al galés Gareth Bale –irregular en las grandes noches– o al argentino Ángel di María, que ha dado un paso al frente cuando ha hecho falta.

Carlo Ancelotti no retocará el sistema y ha pedido a sus jugadores que jueguen con personalidad, al ataque bajo el dibujo táctico 4-3-3 y a arrebatar la posesión a su rival.