A pesar del gol, el portero nacional fue clave para evitar un marcador abultado

Por: Katherine Chaves R., Randall Corella V. 4 abril, 2014

El AZ Alkmaar, donde milita el costarricense Esteban Alvarado, comprometió su futuro en la Europa League, luego de caer en casa ante el Benfica de Portugal.

El delantero brasileño Rodrigo, del Benfica, se escapa de la marca de Celso Ortiz y Aron Jóhannsson (AZ Alkmaar). Los portugueses acabaron ayer con el único invicto que quedaba en cuartos de final del certamen. | AFP
El delantero brasileño Rodrigo, del Benfica, se escapa de la marca de Celso Ortiz y Aron Jóhannsson (AZ Alkmaar). Los portugueses acabaron ayer con el único invicto que quedaba en cuartos de final del certamen. | AFP

Un gol del argentino Eduardo Salvio inclinó la balanza a favor del conjunto visitante y dejó cuesta arriba la serie para los holandeses, que ahora deberán ir al estadio Da Luz a buscar el pase a semifinales.

El arquero nacional estuvo los 90 minutos en el terreno de juego del AZ Stadion y fue una de las figuras destacadas de los locales.

Los portugueses, actuales subcampeones del certamen, dejaron en tela de duda el buen momento que atraviesan en la liga de su país, pues en la primera parte la pasaron mal ante el AZ Alkmaar.

El equipo neerlandés, dirigido por Dirk Advocaat, era el único cuartofinalista invicto en esta edición de la Liga, y tuvo ocasiones para adelantarse en la etapa inicial.

Primero fue al minuto 5’, cuando Roy Bereens probó suerte con un disparo desde el pico del área que salió fuera por poco.

Después fue en piernas del estadounidense Aron Jóhannsson, al 19’, y un minuto más tarde, el holandés Steven Berghuis.

En ambas ocasiones, el guardameta brasileño Artur, tuvo que emplearse a fondo para evitar la apertura del marcador.

Los visitantes comenzaron a entrar en el partido, hacia el final de la primera parte, con el ingreso de André Almeida.

Mejora lusa. El Benfica mejoró en el segundo tiempo, al punto de abrir el marcador apenas en el arranque de la segunda parte.

El único tanto del partido llegó al minuto 48’, tras un balón que el defensor holandés Nick Viergever dejó a expensas del paraguayo Óscar Cardozo.

El suramericano remató ante la salida del guardameta; Alvarado logró tapar el disparo, pero el rebote llegó a piernas de Salvio, que tocó con el arco vacío.

Después del tanto, los locales se fueron en busca del empate con algo de desorden y estuvieron a punto de encajar el segundo.

Ahí fue determinante la figura de Esteban Alvarado, que detuvo al menos dos remates que iban con rumbo a la red.

Tras el juego, el nacional mostró su esperanza de remontar la serie en el partido de vuelta que se realizará en Lisboa, el 10 de abril (1:05 p. m., hora de Costa Rica).

“Cabeza arriba. Nos levantaremos en el próximo juego”, escribió en su cuenta de Twitter.