Real Madrid cayó 2-0 con Celta y perdió toda opción a la corona, pues suma 84 puntos, a cinco de los colchoneros y a 2 del Barça a falta de una fecha

 11 mayo, 2014
Los jugadores del Elche celebran este domingo su permanencia en Primera División para la próxima temporada tras empatar 0-0 con Barcelona en el estadio Martínez Valero de Elche.
Los jugadores del Elche celebran este domingo su permanencia en Primera División para la próxima temporada tras empatar 0-0 con Barcelona en el estadio Martínez Valero de Elche.

Madrid. El Atlético de Madrid y el Barcelona se jugarán el próximo domingo a las 10 a. m. (hora de Costa Rica) el título de la Liga española 2013/14, en el duelo directo que dirimirán en el Camp Nou, tras empatar ante el Málaga (1-1) y el Elche (0-0), respectivamente, en tanto que el Real Madrid quedó fuera de competencia tras su derrota en Vigo ante el Celta (2-0).

Con esta derrota, el equipo merengue perdió toda opción a la corona, pues suma 84 puntos, a cinco de los colchoneros y a 2 del Barça a falta de una fecha

No pudo alcanzar el equipo del argentino Diego Pablo Simeone el sueño de convertirse en campeón con una jornada de adelanto porque no pudo con el cuadro del alemán Bernd Schuster y porque el Barça de Gerardo Tata Martino arrancó otras tablas en el feudo del necesitado Elche.

Ahora todo se jugará en el feudo barcelonista. El equipo catalán contará con el factor campo, pero sólo con eso. Al Atlético le vale con el empate para coronarse campeón y además su estado de forma y su fortaleza anímica parecen muy superiores a las de los azulgrana.

Barcelona necesita ganar. Pero antes precisa reencontrarse consigo mismo, o al menos acercarse a su mejor versión para tratar de revalidar el título y acabar con el ansia de gloria del cuadro madrileño.

Estuvo cerca el bloque de Simeone de alcanzar la gloria. De hecho se lo impidió al final el meta argentino Willy Caballero con una prodigiosa parada a un disparo de Adrián López. Hubiera desequilibrado el marcador y hubiera dado el título al Atlético.

Málaga, que buscaba certificar definitivamente su permanencia, frenó el empuje rojiblanco e incluso se adelantó a los 65 minutos con una diana de Samuel, quien se aprovechó de una mala salida del meta belga Thibaut Courtois.

El Vicente Calderón se quedó por un segundo congelado, pero rápidamente respondió y llevó en volandas a su equipo en su intento de remontada, pero tan solo se quedó en empate con la diana del belga Toby Alderweireld al rematar de cabeza un saque de esquina (74’).

Acosó al máximo el Atlético en busca del segundo tanto, la tuvo, pero no pudo con Willy Caballero ni con su propia ansiedad, y se jugará el título en la final de la Liga en el Camp Nou, a la que llega el Barcelona de una forma muy extraña.

El equipo de Martino hizo un buen primer tiempo pero malogró sus ocasiones. Pareció faltarle fuelle en el segundo periodo ante un oponente como el ilicitano que se guareció bien atrás y buscó las contras. Le bastaba ese punto para respirar tranquilo.

Lo mejor para el Barcelona es que cerrará una campaña hasta ahora gris con opciones de título. Para ello precisa ganarle al Atlético, algo que no ha conseguido en las anteriores veces en las que se han encontrado ambos equipos esta campaña.