16 febrero, 2015

Madrid. EFE El Atlético de Madrid, defensor del título liguero, dio un paso atrás. Una semana después de golear en el derbi al Real, perdió en Vigo contra el Celta (2-0) .

Sin la creatividad de Koke Resurrección y el turco Arda Turam, el técnico argentino Diego Pablo Simeone apostó por el trío Mario Mandzukic-Antoine Griezmann-Fernando Torres y no le funcionó.

El centro del campo del equipo del también argentino Eduardo Toto Berizzo superó al rojiblanco y el Celta fue mejor, aunque la victoria estuvo acompañada por la polémica.

La acción que finalizó con penalti a Nolito –transformado por él mismo (59')– comenzó con una mano del Celta que el árbitro no señaló, y tras el 2-0, obra del chileno Fabián Orellana (71'), no pitó una pena máxima que le cometieron al brasileño Guilherme Siqueira en el área local.

El Atlético no estuvo fino y tampoco tuvo acierto ante el meta Sergio Álvarez, lo que le deja a siete puntos del Real Madrid y seis del Barcelona.

El delantero argentino Joaquín Larrivey, del Celta de Vigo (der.), lucha un balón con el uruguayo del Atlético de Madrid Diego Godín. | EFE
El delantero argentino Joaquín Larrivey, del Celta de Vigo (der.), lucha un balón con el uruguayo del Atlético de Madrid Diego Godín. | EFE

Simeone asumió ayer su parte de culpa en la derrota de su equipo ante el Celta de Vigo (2-0) al reconocer que en el primer tiempo eligió “una mala formación”.

“Perdí 45 minutos por elegir mal. Obviamente la culpa no es de Fernando, que fue al que le tocó salir. El problema es que no pudimos equilibrar al equipo para que estuviera bien posicionado”, señaló el técnico rojiblanco.

El entrenador colchonero no quiso excusarse en las importantes bajas de Arda Turan y Koke e insistió en que el “problema” es que fue que no acertó con el once inicial.

“Nos faltó más equilibrio, mejor conexión entre líneas, porque perdíamos muy rápido la pelota”, concluyó el estratega.