Jóvenes de Juegos Nacionales todavía deben entrenar entre agua, barro y zacate

Por: José Luis Rodríguez C. 19 abril, 2015
Greeyson Santamaría, Malver Montero, Reylin Reid y Beysa Martin durante un calentamiento el miércoles anterior en la pista de tierra del polideportivo de Japdeva. | RAFAEL MURILLO
Greeyson Santamaría, Malver Montero, Reylin Reid y Beysa Martin durante un calentamiento el miércoles anterior en la pista de tierra del polideportivo de Japdeva. | RAFAEL MURILLO

Limón. Desmotivados y excluidos. Así están los limonenses ante el impedimento que tienen de entrenar en la pista atlética sintética recién certificada del Estadio Nuevo de Limón.

El escenario, ubicado en la zona de Colina, pertenece al Icoder, el cual anunció desde el 24 de marzo que la pista atlética fue certificada para competencias internacionales.

“Nos dicen que dentro de una semana, y así nos llevan. Hemos esperado mucho por esa pista y nos duele tener que entrenar en el agua y el barro, si hay algo mejor”, dijo el miércoles Greeyson Santamaría.

Ese día, la joven practicó en el inmenso pozo de agua que se forma en la pista del polideportivo de Japdeva, que está hecha de tierra y zacate.

Santamaría, quien espera competir en los Juegos Nacionales de junio, en la zona norte, es una de las afectadas entre los 350 atletas, aproximadamente, que conforman los equipos de los seis cantones de la provincia.

De acuerdo con Andy Fuller, presidente del Comité Cantonal de Deportes de Limón, la razón de que sus deportistas no utilicen la pista es administrativa, pues el Icoder es dueño del estadio, que actualmente alberga el Colegio Deportivo de Limón, propiedad del Ministerio de Educación.

“Hay una situación que se maneja a nivel de ministerios, que es definir la administración del espacio. Hay una realidad con la pista que tiene que ver con presupuesto de mantenimiento, ya que genera mucho gasto; en el Comité Cantonal hemos hablado de hacerlo siempre y cuando haya respaldo –económico–”, dijo Fuller.

La versión del dirigente fue respaldada por Errol Alterno, director del Colegio Deportivo de Limón, y, por ende, actual encargado del estadio y la pista.

“Ahí (mantenimiento de la pista) es donde está un poco la disyuntiva, pero, según las notas que tengo, lo haría el Ministerio de Educación”, indicó Alterno.

En época de lluvia, como al actual, se hace imposible entrenar en el “Poli”; el agua se empoza y la pista se vuelve un lodazal. | RAFAEL MURILLO
En época de lluvia, como al actual, se hace imposible entrenar en el “Poli”; el agua se empoza y la pista se vuelve un lodazal. | RAFAEL MURILLO

El director añadió que no deja ingresar atletas porque aún no se ha hecho la entrega técnica de la superficie sintética de la pista.

“Ese proceso es con el que se dice que a partir de tal fecha pueden usarla todos. Esto ha afectado un poco el funcionamiento del colegio, porque para pasar a la cancha de fútbol, debemos hacerlo por la pista, pero entiendo que es un proceso corto”, manifestó.

Al consultarle a Alba Quesada, directora del Icoder, por qué a los locales no se les permite usar la pista, respondió que ha dado permiso a quienes lo piden.

“Sharolyn Scott y el entrenador de Nery Brenes me pidieron permiso. Sé que los muchachos del colegio no la han usado, pero ya la pista está abierta”, comentó la jerarca.

Mientras observaba a sus pupilos, Johnny Léster, entrenador del equipo de atletismo de Limón, dijo estar preocupado por el nivel de sus muchachos.

“Con la lluvia, el nivel de entrenamiento baja porque ellos no pueden entrenar. Todos nos alegramos con la nueva pista, pero no la podemos tocar, y eso ha desmotivado a los atletas”, expresó el entrenador.