2 noviembre, 2014

Berlín. AP Arjen Robben metió un penal en los minutos finales y Bayern Múnich derrotó ayer 2-1 a Borussia Dortmund, que sigue hundido en la zona de descenso.

Un duelo entre Thomas Müller y el portero Roman Weidenfeller. | EFE
Un duelo entre Thomas Müller y el portero Roman Weidenfeller. | EFE

El holandés marcó a los 85 minutos, después que Neven Subotic cometió una falta en el área sobre el francés Franck Ribery.

“Desde luego que estamos muy contentos. Jugamos de manera soberbia en el segundo tiempo. Una felicitación para el equipo”, expresó el entrenador del Bayern, el español Josep Guardiola.

Ribery también participó en el gol del empate de Bayern a los 72', dos minutos después que el francés salió de la banca. Subotic despejó un pase de Ribery dirigido a Robben, pero la pelota quedó servida para Robert Lewandowski, quien la metió pegada al poste derecho.

Marco Reus abrió la cuenta por Dortmund con un cabezazo a los 31 minutos, tras un centro de Pierre-Emerick Aubemeyang.

Bayern mantuvo su invicto esta temporada, mientras que el equipo dirigido por Juergen Klopp está en picada tras su quinto revés al hilo.

“Esta derrota duele. No debimos perder aquí”, dijo Klopp.

En otro partido, Rafael van der Vaart anotó un gol de penal en el primer tiempo y Hamburgo derrotó 1-0 a Bayer Leverkusen para salir provisionalmente del descenso.

El holandés marcó a los 26 minutos. Karim Bellarabi estuvo cerca de empatar en los descuentos, pero su remate se estrelló en un poste.

Seis jugadores de Hamburgo y tres de Leverkusen fueron amonestados en un partido que se caracterizó por las fuertes entradas y ánimos caldeados. Los dos técnicos tuvieron que ser controlados mientras los jugadores se empujaban al final del primer tiempo.

“Nunca vi tanta intensidad y agresividad en 45 minutos”, dijo Heiko Westermann, del Hamburgo. “El césped estaba en llamas”.

Hamburgo se colocó dos puntos arriba del Dortmund, que está igualado en siete unidades con Werder Bremen. El Die Werderaner se impuso 2-1 a Mainz con un gol del argentino Franco di Santo.

Fue el debut del ucraniano Viktor Skripnik como técnico del Werder Bremen. Su antecesor Robin Dutt fue destituido el sábado anterior, tras no conseguir un solo triunfo en sus primeros nueve cotejos en la temporada.

“Estoy entusiasmado por mis jugadores”, dijo Skripnik, quien conquistó el doblete de liga y copa como futbolista del club en 2004.