La Pulga participó en todos los goles: anotó uno y asistió en los otros dos tantos

 16 noviembre, 2016

San Juan, Argentina. AFP Los relámpagos geniales de Lionel Messi rescataron ayer a Argentina del abismo, con un gol y dos asistencias, para golear a Colombia 3-0 y saltar al sitio de repesca en la clasificatoria suramericana a Rusia 2018.

Messi marcó el camino triunfador con un formidable tiro libre, a los 10 minutos.

Lucas Pratto aumentó a los 23 con un golpe de cabeza, tras un centro lanzado con maestría por el capitán argentino.

Ángel di María cerró la cuenta a los 84’, fruto de una maniobra de recuperación de la pelota y centro atrás de la Pulga. Fue un partido de la duodécima fecha y faltan por jugarse seis.

Lionel Messi se abraza con Ángel Di María para festejar uno de los tres goles de Argentina ayer ante Colombia. El defensor cafetero Santiago Arias busca explicaciones a la derrota. | AP
Lionel Messi se abraza con Ángel Di María para festejar uno de los tres goles de Argentina ayer ante Colombia. El defensor cafetero Santiago Arias busca explicaciones a la derrota. | AP

Unos 25.000 aficionados colmaron el estadio Bicentenario. Los colombianos quedaron por ahora afuera de la zona de clasificación con 18 puntos, uno menos que Argentina.

El combinado albiceleste volvió a entrar en el cuadro mundialista, en el quinto lugar que otorga derecho a disputar una repesca con el ganador de Oceanía.

Obligado a ganar para no derrumbarse hacia el abismo, el técnico Edgardo Bauza acertó en un par de cambios estratégicos para sacar al equipo del pozo en que estaba enterrado. El lateral Gabriel Mercado aportó poder defensivo y temperamento, mientras que el delantero Lucas Pratto contribuyó con ambición y astucia.

Luego de cuatro partidos sin poder ganar, Lionel Messi fue quien empezó a cambiar la historia de su selección.

Messi marcó el primer tanto gracias a un cobro magistral de tiro libre fuera del área. Ni el estupendo David Ospina podía desviar ese meteorito que pegó en el travesaño y se clavó dentro.

Tampoco el arquero pudo evitar un cabezazo de Pratto, sacado del manual del buen fútbol; esquinado, junto al palo, fuerte y de pique al suelo.

El tercer tanto llegó gracias a que el 10 le sirvió un balón en bandeja de plata para que Ángel Di María pusiera la cereza en el pastel, al 84’.

De esta forma, de la mano de Messi, Argentina volvió a creer y a llenarse de confianza para afrontar lo que resta de esta eliminatoria mundialista.

Etiquetado como: