La 'Albiceleste' ganó 2-0 en Washington

 28 marzo, 2015
Lionel Messi permaneció en el banca durante todo el encuentro entre Argentina y El Salvador.
Lionel Messi permaneció en el banca durante todo el encuentro entre Argentina y El Salvador.

Washington

La selección de fútbol de Argentina, sin la presencia de su astro Lionel Messi, venció 2-0 este sábado a su similar de El Salvador en un discreto partido amistoso disputado en Washington.

El primer gol de la victoria albiceleste fue anotado por el mediocampista Ever Banega al minuto 54 con un disparo desde fuera del área. Federico Mancuello aumentó de tiro libre a los 87'.

Argentina dominó el partido a voluntad ante un equipo que se plantó en el terreno con una línea defensiva de cinco hombres protegida por un mediocampo de cuatro jugadores, pero escasamente exhibió capacidad decisoria en el área adversaria.

Los jugadores de Argentina, Ezequiel Lavezzi (izq.), Lucas Orban (centro), Mateo Musacchio (segundo a la der.) y Ramiro Funes-Mori (der.) celebran con Federico Mancuello (segundo a la izq.)
Los jugadores de Argentina, Ezequiel Lavezzi (izq.), Lucas Orban (centro), Mateo Musacchio (segundo a la der.) y Ramiro Funes-Mori (der.) celebran con Federico Mancuello (segundo a la izq.)

El equipo conducido por Gerardo Martino tuvo en el segundo tiempo dos oportunidades claras de ampliar el marcador, primero con un disparo de Carlos Tévez que se estrelló en el poste derecho del arco salvadoreño, y luego con un cabezazo bajo de Mateo Musacchio que fue desviado por el arquero Derby Carrillo.

Martino prefirió mantener en el terreno al mismo equipo durante casi todo el partido, con Gonzalo Higuaín como principal hombre de ataque y Tévez alternando incursiones por los laterales, en sociedad con Ángel Di María o Ezequiel Lavezzi.

Argentina arrancó con Di María por el carril derecho, y el lateral Pablo Zabaleta adelantado en el terreno por ese mismo costado. Sin embargo, a la media hora de juego Di María pasó a incursionar por la izquierda, cambiando de lado con Lavezzi para estar más próximo de Tévez.

En contrapartida, El Salvador arriesgó muy poco: con un planteo esencialmente defensivo, dejó apenas a Nelson Bonilla como hombre de ataque, prácticamente en ningún momento llevó peligro al arco argentino.

Messi, quien según Martino pasó toda la semana recuperándose de una lesión en el pie derecho, estuvo todo el partido en el banco de suplentes, a pesar de los constantes pedidos del público para que fuera lanzado al terreno de juego.