Por: Juan Diego Villarreal 17 julio, 2015

Alcides Ghiggia, quien falleció ayer a los 88 años, conversó el pasado 13 de julio del 2014 con el periodista de Grupo Nación, Alejandro Arley, y de su propia boca rememoró aquel hito, que lo inmortalizó.

Alcides tenía muy presente aquel partido del 16 de julio de 1950, cuando Uruguay enfrentó a Brasil por el título mundial y por eso con voz pausada pero firme, contó su hazaña.

“Según los brasileros, sé que aquel había unas 210.000 personas en el Maracaná. Era fantástico verlo lleno... la alegría que desbordan ellos...”.

Alcides Ghiggia, hace cuatro años, en el estadio Centenario de Montevideo. El charrúa falleció ayer, justo el día del 65 aniversario de gol. | AFP
Alcides Ghiggia, hace cuatro años, en el estadio Centenario de Montevideo. El charrúa falleció ayer, justo el día del 65 aniversario de gol. | AFP

“Después del gol de Brasil (1 a 0), nos dijo el capitán (Obdulio Varela): ‘bueno muchachos, acá hay que salir adelante, hay que ir a atacar y atacar”, recordó el legendario jugador.

“Cuando empatamos yo me di cuenta de que se les podía ganar porque ellos quedaron un poco fríos. Con el empate ellos eran campeones del Mundo”.

El gol histórico. Alcides, al otro lado del teléfono, parecía revivir aquel instante mágico que lo catapultó al olimpo del fútbol y que parecía aún estar viviendo aquel momento como si fuera una película.

“Fue una jugada con mi compañero de ala (derecha), que era Julio Pérez. Venía con la pelota, me la entregó y yo avancé un poco. Cuando me salió (a marcar) el mayor de punta, le devolví la pelota a Pérez y él me la metió en profundidad”, recordó el charrúa.

“Como yo era muy ligero, sabía que al marcador de punta me le iba. El izquierdo (de Brasil), que era Juvenal, no llegó a cerrarme, entonces fui en diagonal hacia el arco y Barbosa (portero brasileño) creyó que iba a hacer el pase hacia atrás y se abrió un poco del arco; me dejó un espacio.

“Son segundos en los que uno tiene que decidir y decidí tirar. Por suerte la pelota justo entró entre Barbosa y el poste izquierdo y ahí hicimos el segundo gol”.

Aquella famosa frase que acuñó el uruguayo Alcides Ghiggia: “El Maracaná lo callaron tres personas: El Papa, Frank Sinatra y yo”, vivirá en al memoria de los amantes del balompié Mundial. Así nació el Maracanazo de Ghiggia, quien murió de un infarto en la misma fecha de su hazaña.