El salvadoreño impartirá justicia el próximo martes en la decisiva semifinal de la Liga de Campeones

Por: Davis Castillo 2 abril, 2015
El juego entre Estados Unidos y Costa Rica del pasado 22 de marzo del 2013 se efectuó en condiciones no aptas para la práctica del fútbol.
El juego entre Estados Unidos y Costa Rica del pasado 22 de marzo del 2013 se efectuó en condiciones no aptas para la práctica del fútbol.

Es 22 de marzo del 2013 y la Selección de Costa Rica está a las puertas de una nueva cita con la historia. Por insólito que parezca, ese día, el combinado patrio enfrenta a Estados Unidos bajo una intensa nevada que cayó en Denver.

El responsable de permitir que el juego se desarrollara es uno: Joel Aguilar Chicas. Sí el mismo que le pitará a Alajuelense el próximo martes en el decisivo partido ante el Impact Montreal y cuyo recuerdo no es grato para la afición costarricense.

Antes del histórico encuentro de la nieve, en Honduras mostraron el descontento por el gol que marcó Costa Rica en la final de la Copa Uncaf del 2013. El 27 de enero Costa Rica, en el Estadio Nacional, enfrentó a Honduras y para los catrachos el gol tico se marcó en fuera de lugar.

Sin embargo, la cadena de desaciertos de Aguilar Chicas no se remonta a esos juegos, sino que tan solo unos meses después, en la Copa Uncaf de 2014, sancionó dos penales en el juego de Costa Rica ante Panamá, permitió el juego brusco y se guardó las tarjetas amarillas, según lo analizó en ese momento el especialista Greivin Porras.

Si se analizan otros encuentros del salvadoreño, los errores se acrecientan. Por ejemplo, en el partido eliminatorio de México ante Panamá el árbitro decretó un penal dudoso de Harold Cummings sobre Javier Aquino. Aunque el portero canalero Jaime Penedo adivinó el remate, ese día quedó el sinsabor de la mala actuación de Chicas.

Pero el mal arbitraje entre aztecas y canaleros tiene un antecedente en la Copa de Oro 2009. El 9 de julio de ese año, tras el empate a uno, el cuscatleco se le criticó por permitir un concierto de patadas durante los 90 minutos. En el encuentro, además, salieron expulsados por tarjetas rojas el director técnico mexicano de ese entonces Javier Aguirre, el azteca Luis Miguel Noriega, y los panameños Armando Gun y Ricardo Phillips.

Y para no perder la costumbre, en el juego del Arabe Unido ante Alajuelense, en la edición 2013-2014 de la Liga de Campeones de Concacaf, un permisivo Aguilar Chicas avaló un concierto de patadas del cuadro panameño, que a falta de fútbol intentó contener a los manudos mediante el juego brusco.

El fútbol tico volverá a encontrarse con Joel Aguilar Chicas el próximo martes a las 8 p.m. en el estadio Alejandro Morera Soto, en donde Alajuelense buscará revertir la serie ante el Impact Montreal y acceder a la final de la Liga de Campeones criolla.