Por: Kenneth Hernández Cerdas 25 mayo, 2016
Juan Ángel Napout, expresidente de Conmebol. Está bajo arresto domiciliario en EE. UU. tras comprometerse a pagar $20 millones de fianza.
Juan Ángel Napout, expresidente de Conmebol. Está bajo arresto domiciliario en EE. UU. tras comprometerse a pagar $20 millones de fianza.

De los 40 acusados en el escándalo FIFA, 17 están vinculados estrechamente con la Copa América Centenario que se realizará del 3 al 26 de junio en Estados Unidos.

El caimanés Jeffrey Webb, quien era el presidente de la Concacaf cuando se pactó realizar el torneo, al igual que su par suramericano Juan Ángel Napout, son apenas dos de los rostros visibles del escándalo FIFA que este viernes cumple un año de haber detonado.

Los nombres de Napout y Webb aparecen en los expedientes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, junto a dirigentes como Marco Polo del Nero (actual titular de la Federación Brasileña) y Nicolás Leoz (exjerarca de Conmebol), como imputados por recibir millonarios sobornos y ser parte de una estructura de corrupción y lavado de dinero.

El 27 de mayo del 2015, cuando se hizo pública la primera oleada de acusaciones, la Fiscal General de Estados Unidos, Loretta Lynch, dijo que los investigadores descubrieron $110 millones en sobornos relacionados con la planificación de la Copa, que tenía implícitos intereses más allá de lo deportivo.

Por esas cuestiones de la vida, el día en que se dé el puntapié inicial del certamen, uno de sus impulsores (Webb) se convertiría en el primer sentenciado del llamado Fifagate .

Precisamente, Webb es el único del área de Concacaf involucrado directamente en hacer negocio con la Copa, que por primera vez reunirá a selecciones de todo el continente.