Por: Johan Umaña V. 15 octubre, 2012
 Derek Jeter se lanzó antenoche al piso a detener un imparable de Johnny Peralta, pero no se levantó. El ídolo sufrió una fractura en el tobillo. | AFP.
Derek Jeter se lanzó antenoche al piso a detener un imparable de Johnny Peralta, pero no se levantó. El ídolo sufrió una fractura en el tobillo. | AFP.

Los Yanquis de Nueva York sufrieron una de las bajas más sensibles que podían sufrir. Derek Jeter, su gran capitán, estará fuera el resto de la postemporada.

Las cosas se ponen cuesta arriba para el equipo de la Gran Manzana, pues no solo pierde al paracortos y primer bate, sino que se queda sin el alma, el que motiva, el que levanta a los compañeros.

Los Bombarderos del Bronx deberán buscar a un nuevo motivador, pues Jeter no volverá por el resto de la temporada.

La lesión ocurrió el sábado, en el partido de inició de la Serie por el Campeonato de la Liga Americana que los Yanquis perdieron, por 4-6, ante los Tigres de Detroit.

Jeter se lanzó al suelo para tomar un rodado de Johnny Peralta, pero cuando se levantó del polvo no pudo más que lanzar la pelota a su compañero Robinson Cano y quedarse en el suelo lamentándose con cara de dolor.

“Tiene el tobillo fracturado y está fuera. Hemos escuchado que necesitará un periodo de recuperación de tres meses. No es una lesión que dará por terminada su carrera, pero no jugará más con nosotros este año”, dijo el mánager Joe Girardi.

Jeter se va en un momento crucial, en el que Alex Rodríguez no maneja su swing, Cano no carbura y el equipo sufre para poder empatar o ganar los juegos.

El gran capitán. De 38 años de edad, Derek es el jugador insigne de los Yanquis, un seguro habitante del Salón de la Fama en un futuro.

Por gran diferencia es el jugador activo con más hits en su carrera. La cifra de 3.304 imparables lo coloca en el décimo puesto de los que más le pegaron a la pelota en todos los tiempos.

Su carisma, su impecable comportamiento dentro y fuera de la cancha, así como la forma de sentir cada lanzamiento, cada batazo, cada turno en la caja de bateo, le han ganado el importante puesto de capitán de la organización de beisbol más grande del mundo.

Con los Yanquis, la única camiseta que ha vestido en 18 años de carrera, ha ganado cinco veces la Serie Mundial.

Además, asistió a 13 Juegos de Estrellas, ganó cinco Guantes de Oro por su labor a la defensiva y fue Novato del Año en su debut.

En el 2000 fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial. Se uso información de ESPNDeportes.com

Etiquetado como: