2 noviembre, 2014

A Kervin Letford le gusta el juego de contacto en el básquet. | R. MARTÍN
A Kervin Letford le gusta el juego de contacto en el básquet. | R. MARTÍN

Limón. La ilusión de Kervin Letford Kirkeness, otro de los talentos del equipo Limón Sharks, es llegar algún día a ser figura estelar del baloncesto nacional como Rohel Wilson, la estrella de Barva, “porque me agrada su fuerza defensiva y ese carácter luchador que siempre mantiene hasta que acaba el juego”, dice.

El joven, de 16 años y 1,88 de estatura, es alumno del Colegio Deportivo de Limón.

Kervin ya ha tenido la oportunidad de integrar una selección nacional y mantiene una marcada predilección por el juego de fuerte contacto dentro de la duela.

El joven es hijo de George Letford y Zeidy Kirkeness.

“Los veteranos todo el tiempo nos motivan, con sus enseñanzas y correcciones, a ser cada vez mejores basquetbolistas, pero también insisten mucho en que debemos ser buenos estudiantes para llegar a ser personas de bien en el futuro”, puntualizó el joven alero.