Jugadores madridistas no hablaron con el defensor del Barcelona en la primera práctica de la Roja antes de enfrentar a Costa Rica.

Por: Miguel Calderón S. 8 junio, 2015
 El defensa Gerard Piqué, durante el entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, en Madrid, para preparar el partido amistoso contra Costa Rica en León y el oficial contra Bielorrusia en Borisov.
El defensa Gerard Piqué, durante el entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, en Madrid, para preparar el partido amistoso contra Costa Rica en León y el oficial contra Bielorrusia en Borisov.

Redacción.

Cuando se esperaba una semana tranquila para cerrar la temporada con dos partidos a destiempo para la mayoría de los internacionales españoles, uno de ellos ante la Selección Nacional de Costa Rica, Gerard Piqué se encargó de poner picante en la concentración y en su reencuentro con los madridistas, tras su dardo en la celebración con el Barcelona de la conquista de la quinta Copa de Europa.

El primer día de una nueva concentración habría sido uno más con el regreso de los flamantes campeones de Europa a la misma hora que el derrotado Álvaro Morata. Pero la realidad fue bien distinta.

La atención centrada en La Ciudad del Fútbol y el esperado reencuentro de Piqué con Iker Casillas, Sergio Ramos, Dani Carvajal e Isco Alarcón tras su celebración. "Gracias a Kevin Roldán, contigo empezó todo", dijo Piqué en su discurso en el centro de un Camp Nou abarrotado.

Piqué incluyó al cantante colombiano, protagonista de la fiesta de cumpleaños del madridista Cristiano Ronaldo, en los agradecimientos por la conquista esta temporada de Liga, Copa y Liga de Campeones.

Todos los focos apuntaban a él en cada paso que daría en el campo de entrenamiento principal de La Ciudad del Fútbol.

Comenzó la charla del seleccionador Vicente del Bosque y estaba al lado de Casillas. El capitán tuvo un gesto que se repetirá hasta la saciedad en televisión, puso en medio a Marc Bartra.

Gerard Piqué celebró con todo el triplete del Barcelona y lanzó una frase que ardió en el Real Madrid.
Gerard Piqué celebró con todo el triplete del Barcelona y lanzó una frase que ardió en el Real Madrid.

No hubo palabras de los madridistas con Piqué pero sí del seleccionador que quiere mantener la paz en el grupo y no regresar a tiempos pasados de total fractura entre los internacionales madridistas con los barcelonistas con el trasfondo de José Mourinho.

La respuesta segura a Piqué se hace esperar. Se la dará Sergio Ramos que nunca se muerde la lengua. De momento apenas se entrenaron juntos. Del Bosque tenía un plan específico para los barcelonistas que más jugaron durante la final.

Junto a Piqué, Sergio Busquets y un Jordi Alba con el pelo rapado por una promesa si ganaba la Liga de Campeones, apenas estiraron y corretearon unos minutos antes de ver el entrenamiento de sus compañeros desde un banquillo.

Con el grupo sí trabajo más tiempo Álvaro Morata y también Marc Bartra y Pedro Rodríguez, especialmente brillante en la sesión sin cansarse de marcar goles en los partidos en reducidas dimensiones que disputaron.

En el entrenamiento también brilló por su ausencia el volante Andrés Iniesta, quien no podrá jugar ante Costa Rica por lesión.

Pero hoy el foco y todo el picante lo puso su compañero Piqué, en especial con sus compañeros madridistas.