10 abril, 2014

Madrid. EFE La afición del Atlético de Madrid que acudió ayer al estadio Vicente Calderón homenajeó a sus jugadores y a su entrenador, el argentino Diego Pablo Simeone, al término del partido en el que su equipo se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones luego de vencer 1-0 al Barcelona, tras 40 años d e no llegar ahí.

Los jugadores rojiblancos celebraron el triunfo al final del encuentro como si de un título se tratara, y de la misma forma lo hizo la afición, que coreó el himno del Atlético y recordó después al exjugador y extécnico rojiblanco Luis Aragonés cantando su nombre.

Precisamente una frase del “Sabio de Hortaleza”, recientemente fallecido, el “ganar, ganar y volver a ganar”, fue protagonista del mosaico inicial del encuentro.

Lionel Messi se lamenta frente al uruguayo Diego Godín. El argentino fue anulado por los colchoneros. | AP
Lionel Messi se lamenta frente al uruguayo Diego Godín. El argentino fue anulado por los colchoneros. | AP

Los cánticos siguieron con los protagonistas del partido ya retirados del terreno de juego, con coros para el entrenador argentino del equipo colchonero.

También los seguidores azulgranas presentes en el estadio Vicente Calderón reconocieron los méritos de su rival, aplaudiendo durante la celebración atlética.

Pocos minutos después de haberse retirado, los futbolistas del Atlético de Madrid volvieron a salir al campo para recibir el homenaje de su afición.

Algunos sin camisa, otros con la zamarra puesta del revés, acudieron al círculo central para saltar con los cantos de su hinchada. Después, se dirigieron al fondo sur, el de los aficionados del Frente Atlético, y a continuación fueron al fondo contrario para cubrir así todos los extremos del coliseo rojiblanco.

Con este homenaje global, jugadores y afición del Atlético de Madrid festejaron una circunstancia que hace 40 años que no celebraban: la clasificación a las semifinales de la máxima competición continental.