Su escogencia como MVP ratificó el dominio del zurdo a lo largo de la campaña

Por: Johan Umaña V. 16 noviembre, 2014

Para Clayton Kershaw el año en las Mayores empezó como terminó: incuestionable en la cima del olimpo del béisbol. El zurdo de los Dodgers se dejó la primera victoria de la campaña –en aquel juego inaugural en Australia– y la última, en las votaciones para el Cy Young y el MVP de la Liga Nacional.

Los Cardenales arruinaron las intenciones de los Dodgers de conquistar su primer título desde 1988, pero eso no impidió que se reconociera la grandeza de Kershaw, quien en 2015 pasará a ser el beisbolista mejor pagado (más de $32 millones).

El texano de 26 años recogió su tercer Cy Young (al mejor pitcher ), con números de 21 victorias y 1.77 de efectividad; líder de la Gran Carpa en esas y más estadísticas. ¡Y eso que se perdió un mes por lesión!

También es histórico: es el primer lanzador del Viejo Circuito en conseguir el MVP desde que Bob Gibson, de los Cardenales, lo hiciera en 1968. Justin Verlander, de los Tigres, lo hizo hace tres años en la Americana.

Además, con su elección unánime como Cy Young se convirtió en apenas el noveno beisbolista en acumular tres de esos premios. Se equipara a nombres tan ilustres como Sandy Koufax, Pedro Martínez, Jim Palmer, y Tom Seaver. Solo Roger Clemens (7), Randy Johnson (5), Steve Carlton y el grandioso Greg Maddux (4) ostentan más reconocimientos al más dominante de la lomita.

Rey en la era del picheo. Kershaw es grande entre los grandes. Su potente brazo zurdo lo tiene por rey en una era en la que los lanzadores se han robado todos los reflectores en el béisbol.

Hace apenas una década era imposible pensar que un pitcher fuera el mejor pagado de Grandes Ligas. El cierre del siglo pasado tenía a un Cohete Rogers asombrando con equipos tan millonarios como las Medias Rojas y los Yanquis. Aún así eran los Barry Bonds y otros jonroneros los que se llevaban el gran billete.

El trato que firmó con los Dodgers el año pasado por $215 millones y siete temporadas no tiene nada que envidiarle a los $275 millones por 10 años que Alex Rodríguez firmó con los Yanquis en 2007. En promedio, nadie ha recibido tanto dinero por año como Clayton y, a la espera de los onerosos tratos del invierno, nadie ganará más la próxima campaña.

Entre los 10 mejores pagados de la pelota chica para el 2015, cinco se ganan la vida en la lomita. En orden de millones: Kershaw, Verlander, Cliff Lee, Zack Greinke y Félix Hernández.