Derrota ante Honduras le costó el cargo al seleccionador de México

Por: Eliseo Quesada C. 7 septiembre, 2013

Solo dos veces ha perdido México en el estadio Azteca en un partido clasificatorio para un Mundial mayor, y en las dos ocasiones el vergonzoso resultado le costó la cabeza al entrenador del seleccionado azteca.

Esta vez le tocó a José Manuel "Chepo" de la Torre, despedido la madrugada del sábado luego de caer ante Honduras 1 a 2, resultado que los hunde en el cuarto lugar de la Hexagonal final de la Concacaf, rumbo al Mundial de Brasil 2014.

La Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) confirmó la noticia mediante un comunicado colgado horas después de la medianoche, y tras perder el crucial partido con goles de Jerry Bengston y Carlo Costly. México se había puesto arriba en el marcador por medio de Oribe Peralta.

El cargo del Chepo de la Torre le fue entregado a sus asistente, Luis Fernando Tena, quien condujo con éxito al seleccionado olímpico mexicano a la medalla de oro en los Juegos de Londres 2012, luego de ganarle la final al Brasil de Neymar.

El primer reto de Tena será enfrentar de visita a Estados Unidos el próximo martes, una plaza donde los aztecas han sumado solo derrotas en encuentros premundialistas del pasado reciente.

La primera vez que el Tri mordió el polvo en su mítico fortín fue el 16 de junio del 2001 frente a Costa Rica: aquella vez Rolando Fonseca y Hernán Medford se encargaron de callar a los más de 40.000 aficionados presentes con un resultado idéntico al de los catrachos: 1 a 2.

Chepo de la Torre se sinceró ayer acerca del camino de su equipo. | EFE
Chepo de la Torre se sinceró ayer acerca del camino de su equipo. | EFE

Ese traspié, más una derrota 3-1 en Honduras, provocó la caída del exitoso entrenador Enrique "Ojitos" Meza, reemplazado por Javier Aguirre, quien logró enderezar el camino y llevar a los mexicanos al Mundial de Corea del Sur/Japón 2002.

Sin embargo, en aquella ocasión restaban cinco partidos para finalizar la última etapa, mientras que Luis Fernando Tena tendrá apenas tres encuentros para levantar al apático conjunto verdiblanco.