Periodista costarricense que vive en ese país indicó que pese a los inconvenientes, la fiesta del futbol está garantizada.

Por: Harold Leandro C. 13 junio, 2013
 El estadio Arena Fonte Nova, de Salvador de Bahía, fue inaugurado el 7 de abril y será sede del Mundial. / AFP
El estadio Arena Fonte Nova, de Salvador de Bahía, fue inaugurado el 7 de abril y será sede del Mundial. / AFP

San José (Redacción). La infraestructura será el dolor de cabeza que sufrirán Brasil y sus visitantes durante el Mundial de fútbol del 2014.

Así lo indicó la mañana de este jueves, Marco Sibaja, periodista costarricense que es corresponsal para la agencia norteamericana de noticias AP en ese gigante de Suramérica en entrevista para Radio adn 90.7 FM.

El comunicador informó que si bien en materia de estadios se presentarán algunos atrasos mejores, el grave dilema es en cuanto a transporte urbano y la capacidad de los aeropuertos.

“Hay deficiencias en el transporte y es posible que no todo esté listo para la Copa”, afirmó

En cuanto a los aeropuertos, sostuvo que no están en condiciones de satisfacer la demanda propia de los brasileños.

“En Brasil, las distancias son enormes, lo que implica que la gente utilice la vía aérea para movilizarse entre las diferentes ciudades. Si en tiempos normales hay problemas, con el Mundial ésta situación se agravará”, sostuvo Sibaja.

Añadió que si bien habrá inconvenientes en el tránsito y en las terminales aéreas, Brasil vive intensamente el futbol y “la fiesta será muy buena. Habrá mucha alegría y diversión. El que venga, la pasará muy bien”.