Por: José Luis Rodríguez C. 21 mayo, 2016

A solo tres segundos de que sonara la “chicharra” final, parado bajo el tablero sin marca alguna –grueso error de ARBA–, Barthel López recibió el balón y se elevó para poner la pizarra 57-58, a favor de Barva.

Este nicaragüense, muy alto y muy errático, marcó la diferencia del primer juego de la final del baloncesto de Primera División, en la que Ferretería Brenes Barva le robó el gane a Coopenae ARBA San Ramón.

David Carnegie (22) contra Santamaría y Anderson (46). | MARIO ROJAS
David Carnegie (22) contra Santamaría y Anderson (46). | MARIO ROJAS

En su partido 11 en lo que va del año, estos dos equipos se conocen tanto que la diferencia en el marcador, de un solo punto, denotó lo cerrado de la serie.

Así fue en los dos primeros periodos, con diferencia de un punto (15-14) en el inicial y cinco en el segundo cuarto, 26-31.

Claro, con un panorama así, triunfa el que menos errores cometa o el que corra más.

Y en ese departamento, el mejor fue Barva, que anoche sumó la primera victoria en una final al mejor de cinco partidos.

El siguiente partido será mañana a las 4 p. m. en la casa de Barva, en San Joaquín de Flores.