Ondinas compiten en categorías como solos libre y técnico; duetos, libre y técnico, y la competencia en equipo con 10 nadadoras, dos de ellas suplentes.

 18 julio
Fiorella Calvo, izquierda, y Natalia Jenkins, derecha, compitieron en la categoría de dueto técnico esta mañana en Budapest.
Fiorella Calvo, izquierda, y Natalia Jenkins, derecha, compitieron en la categoría de dueto técnico esta mañana en Budapest.

La selección nacional de nado sincronizado dribló múltiples dificultades para representar al país en el mundial de la disciplina que se realiza en Budapest, Hungría, donde pulen su técnica y las figuras que realizan en el agua.

La falta de condiciones óptimas para entrenar es el mayor problema que enfrenta el equipo que dirige Olga Diakova.

"La preparación para este año fue muy dura. Quiero agradecer a todos aquellos que nos apoyaron para salir adelante. La piscina María del Milagro París (en La Sabana) estuvo cerrada durante un mes antes de nuestra partida, y fue abierta justo el día que salimos rumbo a Hungría, así que tuvimos que trasladarnos con los equipos de trabajo a otros lugares, pero a algunas atletas se les complicaba", declaró Diakova desde Hungría.

Para la entrenadora, el país cuenta con grandes valores en esta disciplina, pero no han podido desarrollarse bien y eso se nota cuando compiten contra naciones como México, donde el apoyo es mucho mayor. Incluso, dicha nación es la única latinoamericana en alcanzar una final en el Mundial.

"Terminamos por debajo de países como Polonia, Serbia, Chile y Portugal. A mi parecer, nosotras somos mejores, pero lamentablemente no pudimos explotarlo. Imagínese que en muchas ocasiones ni las universidades nos apoyaron con las tareas o exámenes de las muchachas; parece que no les importa el deporte", enfatizó Diakova.

Piscinas frías, sin la altura necesaria para desarrollar las rutinas y los traslados de un lado a otro en horarios complicados fueron de las peores situaciones que enfrentó la delegación costarricense antes de partir.

Desde el agua. Natalia Jenkins es parte del equipo nacional de nado sincronizado que compite en el Mundial. Para ella, el último mes de preparación fue atípico, por eso le llena de orgullo participar en una cita del orbe.

"Se nos complicó mucho todo, intentamos manejarlo lo mejor posible y por eso es muy gratificante llegar aquí, porque el proceso no fue fácil. Estuvimos en un vaivén, con horarios incómodos, tuvimos que compartir la piscina con clases particulares que reducían el espacio y éramos 10 chicas", argumentó Jenkins después de un largo día de competencias.

La selección de nado sincronizado es un equipo conformado por 10 atletas, ocho titulares y dos suplentes, quienes viven una realidad muy distinta. Entre los estudios y sus respectivos trabajos, las de más experiencia acuerpan a las novatas y entre todas se animan a dar lo mejor de sí en el agua.

"Pudimos tener una mejor participación, sin duda, pero nos sabe más rico porque no nos dieron todo regalado, por decirlo de alguna manera. Uno ve a las competidoras de otros equipos con un nivel muy alto, con equipo médico y fisicoterapéutico. Nosotras no tuvimos nada de eso", señaló Jenkins.

El apoyo de sus padres y las entrenadoras ha sido vital. Por ejemplo, Olga Diakova ha hecho de consejera, psicóloga y mentor. Cuando estaban en Costa Rica fue la encargada de conseguir las piscinas para entrenar con contactos personales.

A nivel individual, Natalia Jenkins asegura sentirse muy contenta y orgullosa del papel que está desempeñando, así como del esfuerzo y las ganas de todo el equipo.

"He disfrutado mucho. Enfrentarse a tantos países, algunos de ellos con una preparación envidiable, es complicado porque hay mucha presión. Además, los resultados no son tan justos. Este es un deporte muy subjetivo y en ocasiones nos evalúan más bajo por no ser un país que se destaque en esta disciplina. Faltan años para que no puedan quitarnos puntos que no deberían, pero vamos por el camino correcto", aclaró la ondina nacional.

Este miércoles las nacionales compiten en la categoría de equipo libre. La actividad comienza a las 7 de la mañana, hora tica, pero las costarricenses verían acción casi al final de la jornada.

Resultados del equipo de nado sincronizado que nos representa en el Mundial de Budapest

- Dueto Técnico (Natalia Jenkins y Fiorella Calvo) - Puesto #35 con un total de 69.2287 puntos.

- Dueto Libre (Natalia Jenkins y Fiorella Calvo) - Puesto #38 con un total de 70.5667 puntos.

- Solo técnico (Natalia Jenkins) - Puesto #28 con un total de 67.2832 puntos.

- Solo Libre (Bianca Benavides) - Puesto #31 con un total de 67.3333 puntos.

- Equipo técnico (Natalia Jenkins, Fiorella Calvo, Bianca Benavides, Elda Moreira, Valeria Lizano, Mariana Solís, Nhara Calvo, Andrea Maroto; suplentes: Valeria Condega y Ambar García) - Puesto #24 con un total de 65.3135 puntos.

* Para clasificar a la final se debe finalizar dentro de los primeros 12 lugares en las preliminares.