Ciudadanos de La Paz protestan por los resultados del censo del 2012 porque dudan de que sea confiable.

 30 agosto, 2013

La Paz

El presidente de Bolivia, Evo Morales, conversó con la prensa durante un acto el 11 de julio de 2006, en La Paz.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, conversó con la prensa durante un acto el 11 de julio de 2006, en La Paz.

Las organizaciones vecinales de La Paz decidieron hoy viernes aplazar un día una huelga ciudadana, para no perjudicar el partido entre las selecciones de fútbol de Bolivia y Ecuador, que se enfrentarán el próximo 10 de setiembre.

El presidente de la Asamblea de la Paceñidad, Arturo Quispe, dijo a EFE que las organizaciones agrupadas en esa institución decidieron que la nueva fecha de la huelga sea el miércoles 11 de setiembre, en lugar del martes 10 como estaba previsto originalmente.

Ese martes jugarán en La Paz las selecciones de fútbol de Bolivia y Ecuador en el marco de las eliminatorias del Mundial Brasil 2014.

Quispe dijo que la huelga será acompañada por bloqueos vecinales para garantizar la aplicación de la medida convocada en rechazo a los resultados del Censo 2012 porque dudan de que sea confiable.

La preocupación se debe a que el empadronamiento, cuyas cifras se conocieron hace pocos días, estableció una población paceña menor a la proyectada para ese año, lo que ocasionará una reducción de los fondos del Estado para La Paz.

El dirigente vecinal agregó que han pedido al Gobierno información técnica sobre cómo se hizo el censo y también que se compense a La Paz con recursos extras para que no sean perjudicadas las inversiones en la región.

La plantilla, dirigida por el español Xabier Azkargorta, iniciará esta tarde su entrenamiento para visitar en Asunción a la selección de Paraguay el 6 de setiembre y recibir cuatro días después a Ecuador en el estadio de La Paz.

El combinado verde marcha en el penúltimo puesto de la clasificación de las eliminatorias con 10 puntos y ha perdido posibilidades de jugar en 2014 en Brasil.