Es el primer centroamericano en lograrlo.

 9 junio, 2015
Soto bajando por un costado de la pared de granito, durante su sexto y último día de ascenso hacia la cima del Capitán.
Soto bajando por un costado de la pared de granito, durante su sexto y último día de ascenso hacia la cima del Capitán.

El costarricense Alejandro Soto Tortosa, escalador de roca de 47 años, conquistó hoy la cima del Capitán –ubicado a las afueras de San Francisco, California–, el monolito de granito más grande del mundo y la meca del deporte de la escalada a nivel mundial.

Soto logró la gesta en su sexto día de ascenso a lo alto de la ruta Zodiac –una de las más de 80 presentes en El Capitán–, de 550 metros de altura. Lo hizo valiéndose de la técnica de ‘solitario con cuerdas’; es decir, una sola persona y su equipo, escalando durante días y durmiendo, por las noches, colgando a cientos de metros sobre el suelo.

La organización Cristo para la ciudad promo d promotrma de prevencd pronción. | FOTO: XXXXXXXXXXX
La organización Cristo para la ciudad promo d promotrma de prevencd pronción. | FOTO: XXXXXXXXXXX

Los días previos a alcanzar la cima resultaron complicados para el escalador: el Valle de Yosemite, donde se encuentran El Capitán y otras grandes paredes de roca, fue azotado durante varios días por una tormenta. Durante el quinto día, cuando el sol ya había regresado a Yosemite, Alejandro sufrió una caída que, pese a todo, no le significó mayores complicaciones.

Con su hazaña, Soto se convirtió en el primer costarricense en alcanzar la cima del Capitán en solitario; hace dos años, el propio Soto, junto al también nacional Gino Negrini, firmó el primer ascenso por un equipo centroamericano.

En el universo de la escalada en roca, El Capitán es el equivalente al Monte Everest: un punto de interés universal, accesible a muy pocos seres humanos y de un altísimo nivel de exigencia.

Alejandro Soto, por su parte, es uno de los pioneros de la escalada en roca en Costa Rica. En este enlace puede leer un perfil suyo publicado en la revista Dominical.