Opinión

Página Quince

¿Qué es la tolerancia cero?

Actualizado el 28 de enero de 2010 a las 12:00 am

 La política de “tolerancia cero” aumentala violencia que se pretende combatir

Opinión

¿Qué es la tolerancia cero?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Frente al problema de la inseguridad ciudadana existente en Costa Rica, en la campaña electoral se habla mucho de aplicar una política de “tolerancia cero” para el combate de la delincuencia. Poco se explica, sin embargo, sobre lo que significa el término.

Cuando se utiliza el concepto de tolerancia cero, se hace referencia en particular a la política implantada bajo la alcaldía de Rudolph Giuliani y la intendencia del jefe de policía William Bratton en Nueva York, entre 1993 y 1997, que consistía en una fuerte respuesta policial aun frente a actos de poca monta, comprendiéndose entre ellos, en particular, el vagabundeo, la mendicidad y la prostitución.

Se trata de una política promocionada mercantilmente por consultores estadounidenses en los países latinoamericanos. Se afirma que con ella se logró disminuir la delincuencia en Nueva York. Sin embargo, hoy en día existe duda de que esa política haya sido la causante de la reducción del crimen, porque los índices de delincuencia habían empezado a disminuir antes de su implantación. Por otro lado, otras ciudades como San Diego y Boston lograron tasas importantes de reducción de la criminalidad con políticas distantes de la “tolerancia cero”.

Más violencia. La política de “tolerancia cero” en Nueva York dio lugar a muchísimas detenciones arbitrarias y actos de brutalidad policial.

Así, las demandas por abusos policiales se duplicaron, el número de muertos por balas de la policía aumentó un 35% y el número de personas muertas mientras estaban en custodia policial creció un 53%.

La política de “tolerancia cero” se transformó en “una guerra contra los sin techo, la mendicidad, infracciones menores, la ebriedad, el ruido y los actos desviados de las buenas costumbres” (Kliksberg). Condujo a la detención con criterios discriminatorios de quienes concordaran con el estereotipo que tenía la policía de los delincuentes, correspondiente en particular con las minorías étnicas.

Esta política, en definitiva, tiende a facilitar la detención de las personas por meras sospechas subjetivas y prejuicios, según el criterio arbitrario de la Policía.

El carácter arbitrario no libra a nadie de ser detenido y el apoyo a la política de cero tolerancia supone la aceptación de este riesgo. Es una expresión de la voluntad de estar dispuesto a sacrificar la libertad por la obtención de seguridad, sin percatarse de que sin libertad tampoco habrá seguridad.

La libertad personal es también un bien de gran importancia para la seguridad ciudadana. Estar detenido, aun en el caso de que la detención dure pocas horas, tiene efectos muy negativos para toda persona, que pueden ser de carácter irreparable.

La Policía cumple una gran labor en defensa de nuestra seguridad, no solo mediante la función preventiva, sino, también, como consecuencia de su intervención en la investigación de los hechos delictivos, colaborando con la Administración de Justicia en la identificación de los responsables y en la búsqueda de las pruebas respectivas.

La Policía puede aprehender a quienes hayan sido atrapados in fraganti, pero en un Estado de Derecho no se puede detener a las personas arbitrariamente ni utilizar la fuerza al antojo, como ocurre con la política de “tolerancia cero”. Una política de tolerancia cero, como bien lo indica Frülhing, puede tener consecuencias aun más graves en Latinoamérica, debido a los problemas sociales existentes, pudiendo contribuir a una mayor exclusión social.

Resultados desastrosos. De hecho, en El Salvador la tolerancia cero se unió a una política de mano dura con resultados desastrosos, no solo por la gran cantidad de detenciones arbitrarias y el consiguiente hacinamiento carcelario, sino, también, porque llevó a un aumento considerable de la violencia que se intentaba combatir.

En forma paradójica, dice la Universidad de Centroamérica, desde la vigencia de la política de “super mano dura”, que llevaba a la detención masiva de quienes concordaran con el estereotipo de los pandilleros, la tasa de homicidios aumentó en El Salvador.

Se ha señalado que el total de homicidios entre enero y junio de 2005 fue de 1.665, lo que revela un incremento del 32,6% con respecto del año anterior, cuando se registraron 1.255 muertes violentas. El promedio diario de muertes en 2003 fue de 6 y en 2004 de 7,6.

Tenemos un problema de inseguridad ciudadana en Costa Rica, como lo revela el aumento de la tasa de homicidios de 8 por cien mil habitantes en 2007, a 11 por cien mil habitantes en 2008.

Es clara la necesidad de buscar soluciones. Sin embargo, la utilización del mero sentido común y el desprecio a los estudios criminológicos, como propugnan algunos, lejos de llevar a una mayor seguridad ciudadana, puede más bien agravar los problemas de inseguridad, como podría ocurrir si se aplica una política de “tolerancia cero”.

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Qué es la tolerancia cero?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota