Opinión

¿Se salvará San José?

Actualizado el 16 de noviembre de 2002 a las 12:00 am

Una compleja problemática técnica, legal e institucional

Opinión

¿Se salvará San José?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde los puntos de vista de seguridad ciudadana, accesibilidad y calidad ambiental, los cuatro distritos centrales de San José están en progresiva decadencia desde hace, por lo menos, 30 años.

Tal situación provoca éxodo sostenido y creciente de los antiguos habitantes y usuarios de la capital, y pone en entredicho su papel de principal centro político, cultural, comercial y financiero del país.

Existen varios estudios que analizan la situación. Las propuestas que contienen, sin embargo, se limitan al diseño de conjuntos arquitectónicos que revivirían al centro josefino con solo sustituir los deteriorados edificios existentes.

Consideramos que ese camino es erróneo porque no trata de resolver el problema de fondo, sino apenas atiende una de sus consecuencias. Esto fue bien captado en los recientes reportajes sobre los conflictos urbanos de San José, de la periodista Irene Vizcaíno, y acertadamente comentados luego por el editorialista de La Nación . Ambos abordaron, con certeza, una compleja problemática técnica, legal e institucional.

Compartimos en especial las inquietudes editoriales de La Nación , como la necesidad de trabajar con base en un plan integral del centro de San José, que responda a las necesidades de los usuarios: peatones, buses, carros, carga y descarga, estacionamientos, vendedores ambulantes y estacionarios, cabinas telefónicas, basureros, postes, casetas de buses, vallas publicitarias, cables, cajas de registro, etc.

Demasiados usuarios. Vale señalar que existen demasiados usuarios del centro, pero muy pocas reglas para su uso. Esto convierte a sus calles en un verdadero "mercado persa", lo que se traduce, paulatinamente, en un aumento de la inseguridad, en demoras y en contaminación que, desde luego, ahuyentan las iniciativas de renovación urbana.

Es fácil hablar de un plan conjunto, pero no conformarlo y menos implementarlo. En otras ciudades (en Colombia y México, como muestra) el gobierno local es el director de la "orquesta urbana interinstitucional". Las municipalidades de Costa Rica, en cambio, siguen siendo demasiado débiles, en términos de sus competencias, para aspirar a ese liderazgo. Hoy es inconcebible, desde el punto de vista de la teoría urbanística, por ejemplo, que una municipalidad que dicta todo lo relativo a la ubicación y operación de las actividades no tenga potestades para definir las reglas de tránsito para dar, o no, posibilidades de acceso, de carga y descarga, de parqueo, etc. Este es el caso de San José.

Tenemos 10 años de experiencias de cooperación entre esta municipalidad y diversas instituciones centrales, en el proceso de conformación y desarrollo del "Plan director urbano del cantón" y en la integración de comisiones. Muchas de estas fueron promovidas a instancia municipal. Otras fueron iniciativa de las instituciones centrales y de la Casa Presidencial. El resultado final, con uno que otro logro, es más parecido al parto de una montaña que, luego de grandes ruidos y tumultos, dio a luz un pequeño ratón.

Racionalización del espacio. A lo largo del tiempo hemos tenido grandes expectativas ante los cambios de gobierno. Recurrentemente hemos esperado que los nuevos gobernantes comprendan que la mayoría de la población y de la producción nacional se ubica en las ciudades y, por consiguiente, que presten atención a la problemática urbana y de manera muy especial a la de la capital. No exceptuamos la llegada al poder de la actual administración, de la que, entre otros proyectos conjuntos, esperamos la reactivación del estudio de transporte masivo metropolitano, (desestimado por el gobierno anterior), y la elaboración del plan de racionalización de uso del espacio vial del centro de San José.

La concreción de estos proyectos favorecería, sin dudas, el descongestionamiento de San José e incentivaría sus actividades. Mientras la comisión mixta MOPT-Municipalidad está enfrascada en "devaneos", el primero de esos proyectos sigue paralizado y al segundo, apenas comenzando, ya lo afectó un decreto que limita las operaciones de carga en el centro de la ciudad, solo a horas de la noche, cuando la mayoría de los establecimientos están cerrados.

Las consecuencias de ese decreto serán que unos pocos usuarios de carros privados tendrán más facilidad para atravesar el centro, pero sus actividades se harán aún menos competitivas ya que la comodidad de operaciones de carga es vital para ellas.

¿Se salvará San José ante decisiones tan cortoplacistas?

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Se salvará San José?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota