Opinión

Cinco razones para el SÍ

Actualizado el 04 de septiembre de 2007 a las 12:00 am

Una oportunidad para mejorar el bienestar de todos los costarricenses

Opinión

Cinco razones para el SÍ

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cinco razones para el SÍ  - 1
ampliar
Cinco razones para el SÍ - 1

Existen cinco razones primordiales por las que los costarricenses debemos ir a las urnas el próximo 7 de octubre a decir SÍ al TLC:

kConsolida la apertura comercial en Costa Rica. A inicios de la década de 1980, el país decidió cambiar el modelo de desarrollo de sustitución de importaciones, por uno basado en la apertura comercial.

Para ello nos propusimos atraer inversión extranjera, promover exportaciones de productos no tradicionales, reducir sustancialmente los impuestos de importación y suscribir tratados de libre comercio con otras naciones para tener reglas de comercio claras (ya tenemos con Canadá, México, Chile y 15 países del Caribe).

Esa apertura comercial ha creado miles de puestos de trabajo directos relacionados con la exportación de más de 3.600 productos diferentes, y cientos de miles de empleos indirectos en el resto de la economía. También ha mejorado la calidad de vida de los consumidores a través de productos más variados, más baratos y de mejor calidad.

El TLC con Centroamérica, República Dominicana y EE. UU. consolida la apertura comercial y nos permitirá aumentar el bienestar de los costarricenses.

kTendremos reglas claras y permanentes para comerciar con Estados Unidos. Este país es el principal socio comercial de Costa Rica. Un 40% de nuestras exportaciones y la gran mayoría de la inversión extranjera que llega a nuestro país proviene de esa nación. Sin embargo, actualmente la mitad de los productos que exportamos a Estados Unidos entran libres de impuestos a ese país gracias a una concesión que nos hicieron los norteamericanos en los años ochenta, y que podría desaparecer en cualquier momento, llamada Iniciativa de la Cuenca del Caribe.

El 80% de las empresas que exportan a Estados Unidos lo hacen a través de ese programa. En el caso de los textiles y los productos del mar, gozan hasta el 30 de septiembre del año entrante del privilegio de no pagar impuestos cuando ingresan a los Estados Unidos. A partir de esa fecha, si no hay una extensión del plazo para ese privilegio, deberán pagar impuestos. Con el TLC, estamos formalizando esta relación de tal forma que no tengamos que depender más de concesiones unilaterales. Lo que antes era un privilegio será ahora un derecho.

Con el TLC no dependeremos de una decisión unilateral del Gobierno de Estados Unidos. Tendremos un contrato exigible ante organismos internacionales. Esa seguridad en las reglas para comerciar con Estados Unidos nos permitirá atraer más inversión orientada a la exportación a ese gran mercado, lo que significará más puestos de trabajo y oportunidades para los costarricenses.

kPodremos exportar más productos libres de impuestos a Estados Unidos. Actualmente, el 80% de los productos que exportamos a Estados Unidos no pagan impuestos para entrar a ese mercado. Con el TLC, prácticamente todas las exportaciones costarricenses no pagarían impuestos de manera inmediata, y aquellos sujetos a cuotas, como la leche, el azúcar y la carne, tendrán el beneficio de que estas fueron aumentadas con el TLC.

Esto beneficiará a sectores que son sumamente importantes como el textil y el atunero, debido a que brinda miles de empleos en zonas del país que desesperadamente necesitan de fuentes de trabajo.

kContaremos con servicios de telecomunicaciones y seguros más eficientes. Con el TLC, Costa Rica se está comprometiendo a permitir la competencia en telefonía celular, Internet y seguros. Esto significa que, además del ICE y el INS (que seguirán en manos del Estado), se permitirá la operación de otras empresas en estas áreas que vengan a ofrecer sus servicios a los consumidores costarricenses.

Este proceso será muy similar al que experimentó el país hace como 20 años con la apertura bancaria. Recordemos que durante muchos años los bancos estatales funcionaron en monopolio. No era de extrañar que en ese entonces el servicio en los bancos del Estado fuera muy malo, caracterizado por las largas filas y el tortuguismo, así como por los horarios de atención, de 9 a. m. a 3 p. m. A mediados de los ochenta empezó un proceso para abrir ese monopolio estatal y permitir la competencia con la banca privada. Esto hizo que la misma banca estatal tuviera que mejorar sus servicios para conservar la clientela. El beneficiado de esa competencia ha sido el consumidor.

La apertura en telecomunicaciones y seguros, al igual que la de los bancos hace unos años, traerá servicios más modernos y de mayor beneficio para todos los costarricenses.

kLos pobres tendrán acceso a bienes de la canasta básica más baratos. En nuestro país se protege a ciertos productores de la competencia internacional mediante altos impuestos de importación, lo que hace que los productos para los consumidores sean más caros. Esta protección es principalmente para bienes de consumo básico como el arroz, la leche, el pollo y el azúcar, lo que afecta más a los más pobres (un millón de personas), quienes gastan una importante parte de sus escasos ingresos para comprar esos productos. Si esos bienes no tuvieran esa protección, su precio sería más barato, y con esa reducción en el precio las personas podrían contar con dinero extra para otros gastos, como una mejor alimentación, salud, vestido, vivienda, y transporte.

Con el TLC, Costa Rica se está comprometiendo a permitir la entrada libre de impuestos de esos productos. Pero, con tal de darles suficiente tiempo a los productores para ajustarse a la competencia, esa reducción de impuestos no resultará efectiva hasta en un plazo que va de 15 a 20 años.

Como vemos, el TLC ofrece una gran oportunidad para mejorar el bienestar de todos los costarricenses.

  • Comparta este artículo
Opinión

Cinco razones para el SÍ

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota