Opinión

No más mentiras, ministro Dent

Actualizado el 22 de junio de 2004 a las 12:00 am

No es cierto que no hemos presentado nada valioso

Opinión

No más mentiras, ministro Dent

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El ministro Dent nos ataca por no ser sus títeres en el paquetazo de impuestos que quiere imponer ( La Nación 16/6/04 ). Pero el PUSC ha presentado 3 mociones para cambiar 243 de los 419 artículos del paquetazo. Si su impulsor lo encuentra tan malo, ¡más razón tenemos los libertarios! Ilegalidades y vicios que enterraron la Comisión Mixta, también hacen ilegal lo actuado en la nueva comisión que tramita el proyecto, la cual a todas luces viola el reglamento de la Asamblea Legislativa. Así deberá resolver la Sala Cuarta.

Mintió don Abel al prometer no aumentar impuestos, y menosprecia al 83% del pueblo que, ante el despilfarro y corrupción con que se maneja lo recaudado, se opone a más impuestos. El Ministro dice que sin el paquetazo tendrá que recortar “gasto social”; otra mentira, porque él y la Contraloría certificaron que habría recursos suficientes para pagar el presupuesto del 2004 sin más impuestos. Y viola la ley al no girar a municipalidades los impuestos a la gasolina para arreglar caminos y puentes.

Dice que los nuevos impuestos no se gastarán y reducirán la deuda pública. Pero el diputado Redondo dijo que esos impuestos “mejorarán” la educación, salud y caminos; la viceministra de Hacienda dijo que con ellos pagarán los ¢31.000 millones del injusto aumento en las pensiones del Magisterio; el diputado Olman Vargas dijo que con ellos gastarán más en viviendas; y el ministro de Trabajo dice que con ellos pagarán sueldos “justos” a la burocracia. ¿Quién miente?

Engañosa campaña. El Gobierno ha gastado mucho impulsando el paquetazo. Parte de un préstamo del BID por $12.650.000 se usó para pagar caras consultorías a John Biehl, exasesor de Óscar Arias y Ottón Solís. Y a la publicidad estatal que promueve el proyecto, la Defensoría de los Habitantes la llama engañosa porque dice que le quita impuestos a bienes y servicios que hoy no se gravan. Y este ministro, que gasta cientos de millones en eso, se queja de unos pocos anuncios televisivos que los libertarios pagamos voluntariamente, que es más moral que su engañosa campaña pagada con la plata del pueblo.

Se queja de la deuda pública pero, como dice don Fernando Guier ( La Nación 3/3/04 ), “El Gobierno clama por nuevos... tributos, arguyendo que casi está en bancarrota... que solo los intereses de la deuda pública significan un gasto de miles de millones de colones... pero, antes de doblegarnos con nuevas cargas... –ya hay bastantes–... los ministros de Hacienda del último cuarto de siglo deben explicar... la razón de este endeudamiento...”. Entre estos está el señor Dent, ministro en la administración Rodríguez Echeverría (1998-2002). Como señaló don Jorge Guardia, el déficit consolidado que en 1997 era un 2,5% del PIB, subió al 5,4% en el 2002. Y no fue que cayeron los ingresos: subieron 115%; pero el gasto subió más: 130%.

El Ministro ha reconocido que hay mucha duplicación de funciones en el sector público, pero no propone nada serio para eliminarlas. Incluso ha despreciado los informes de la innoblemente disuelta Comisión de Control y Ordenamiento del Gasto Público, que propuso eliminar muchos gastos superfluos y corruptos.

Propuesta ignorada. Le entregamos un profundo análisis del presupuesto del 2003 sugiriendo ahorros de ¢600.000 millones, como condonar parcialmente la deuda (¢260.000 millones), eliminar la inflación y devaluación siguiendo al Nobel en Economía Milton Friedman (¢121.000 millones), y eliminar gastos superfluos, inflados o corruptos (¢101.000 millones). Habría un superávit, no un déficit. Y presentamos un proyecto amplio de activación económica sabiendo que una economía fuerte beneficia al pueblo y al fisco. Nada de esto acogió el Ministro.

Así que miente al decir que no hemos propuesto nada valioso. Es más, se contradice al reconocer que, gracias a nosotros, la educación no tendría que pagar el impuesto IVA. Pero omite lo que hemos señalado durante el trámite del paquetazo, como la inclusión de un capítulo de garantías de los contribuyentes.

La “férrea disciplina fiscal” del Ministro es ¡forzarnos a darle más plata a un Gobierno que es pésimo administrador, sin planes para eliminar privilegios, gastos superfluos o corruptos, o funciones duplicadas! Esto mientras don Abel defiende privilegios en el ICE y nos presionan para aprobar convenios de la OIT, que extenderían las convenciones colectivas al Gobierno central.

Más impuestos nos empobrecen. Muchos países lograron su desarrollo económico reduciendo impuestos. Pero el paquetazo amenaza el desarrollo sin enfrentar los disparadores del gasto público: el tamaño y costo de la planilla estatal, sistemas de pensiones con cargo al presupuesto y el servicio de la deuda pública. Por ello adversamos este proyecto nefasto para los pobres y la clase media.

Sobre el comentario final del ministro Dent, es un serio abuso de su cargo dudar de la veracidad de la declaración de renta de alguien solo porque sea libertario o nos apoye. ¿O es que solo busca lanzarnos suciedad?

  • Comparta este artículo
Opinión

No más mentiras, ministro Dent

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota