23 julio

El 7 de julio el editorial de La Nación se tituló "No pasa nada". En él dijimos que la carretera al megapuerto de Moín se licitó y adjudicó sin "conexión funcional", lo cual cuesta ¢10.000 millones y transgrede la legalidad, pero no pasa nada.

Ese "no pasa nada" lo retoma el filósofo Santiago Manzanal, y en un artículo muy crítico describe el sentimiento de un lector de noticias que se topa un día sí y otra también con notas como esta.

Santiago recuerda la construcción de una parte de la carretera a San Carlos, que se inició sin estudios, ni contrato, ni presupuesto, ni licitación. Al final, la obra pasó de ¢7.700 millones a ¢20.600 millones. ¡No es para preguntar por qué no hay responsables! Pues Santiago lo ve así: "Ni rejas ni indemnizaciones. En la calle, en la playa, en la montaña..., disfrutando de la vida". Una radiografía del mal que nos aqueja.

En el editorial, analizamos el financiamiento propuesto por el gobierno mediante títulos de deuda en dólares, que colocaría en el exterior, para pagar los gastos del Estado.

Así como ayer el economista Francisco de Paula Gutiérrez nos advertía de las consecuencias de esta decisión, hoy en el editorial volvemos a recordar el costo a largo plazo para la estabilidad económica del país. Léalo, en momentos como los actuales la reflexión se impone y la opinión pública es importante en el debate.

La edición la completan los foristas invitados David Barrientos, quien se refiere a la nueva materia de sexualidad en décimo año; Miguel Henrique Otero, presidente editor de "El Nacional" de Venezuela, quien en esta ocasión retrata el narcorrégimen de Maduro; y la columna de Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas.

Recuerde enviar sus Carta a la Columna a cartas@nacion.com y sus foros a foro@nacion.com.

Si tiene comentarios sobre la sección de Opinión, envíemelos a gmora@nacion.com.

Etiquetado como: