23 octubre

La declaratoria de "estado de necesidad" presupuestaria, que le permitiría al gobierno reducir los recursos asignados por ley a algunas instituciones públicas no es compartida por la contralora, Marta Acosta, ni por la defensora de los habitantes, Montserrat Solano.

La declaratoria fue incorporada en la exposición de motivos del proyecto de ley del presupuesto nacional para el 2018. Así el gobierno podría dejar de destinar, por ejemplo, el 8% del producto interno bruto (PIB) para la educación o el 5% de la recaudación del impuesto sobre la renta al Patronato Nacional de la Infancia.

La posición de "La Nación", que exponemos hoy en el editorial, es que la posibilidad de invocar un "estado de necesidad" es para no incurrir en falta si se dejan de pagar determinadas partidas fijadas por ley y permitiría al gobierno disimular y posponer soluciones. Esas soluciones al problema de fondo son, entre otras, elevar la carga impositiva, recaudar mejor los tributos, reducir el gasto estatal —incluyendo los excesos del empleo público— y reconsiderar exoneraciones y destinos específicos. Por tanto, compartimos la opinión de la contralora y la defensora.

En "Página Quince", el pianista y escritor Jacques Sagot preparó un artículo que se titula "Permiso para creer", sobre ciencia y fe. No es el típico debate sobre si Dios existe o no, sino un ensayo sobre qué es creer. Nos cuenta una anécdota: después de oír tocar a Menuhin a los trece años, Einstein se puso de pie, lloró y dijo: "Ahora sé que hay un dios". La anécdota es, en todo punto, representativa del siglo XX: hacía falta que un científico lo certificara, para que Dios existiese. Lo que no le creímos a Teresa de Ávila, sor Juana Inés de la Cruz, fray Luis de León, san Juan de la Cruz, Pascal, Péguy o Claudel, sí hemos de creérselo acríticamente a Einstein. El porqué está en el texto que le invito a leer.

En su columna "En Guardia", Jorge Guardia contribuye a la discusión de la trilogía 2018: tipo de cambio, tasas de interés e inflación. Sus argumentos están bien fundamentados.

En el artículo "Los errores de medición del desarrollo", Bjørn Lomborg nos dice que los análisis demuestran que centrarse en 19 principales Objetivos para el Desarrollo lograría cerca de cuatro veces más en términos de bienestar que tratar de distribuir fondos entre los 169 establecidos para alcanzar en el 2030.

Para "Foro", el piloto Luis Fernando Bruno G. preparó un artículo en homenaje a los controladores aéreos, pues recientemente se cumplieron 68 años de la existencia de la asociación que los aglutina. Como documento histórico, vale la pena leerlo.

¿Desaparecerán las universidades? Es la pregunta que formula el exviceministro de Ciencia y Tecnología Keilor Rojas. En el artículo nos revela su posición al respecto y sus razones para creer que si bien muchas personas han alcanzado el éxito sin tener un título de un centro de estudios superiores, estas son excepciones. Buena lectura escrita por este experto.

Etiquetado como: