Opinión

El ‘zapping’ político

Actualizado el 03 de agosto de 2013 a las 12:01 am

Opinión

El ‘zapping’ político

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Crecí en una familia donde se almorzaba política con limonada. A pesar de ser de las menores, observaba en mi papá las pasiones y desilusiones que le producían sus discípulos y compañeros de partido.

Años atrás había fundado el Partido Demócrata Cristiano como carta final de un filósofo comprometido con sus ideas. ¡Para eso era la polisy la praxis! Para diseñar una sociedad mejor por medio del instrumento de los partidos políticos. Los filósofos en ese tiempo tenían un protagonismo muy diferente al actual en Costa Rica. Era un tiempo en que pegar banderas en los techos era un trabajo tan serio como los institutos de estudios políticos.

Un tiempo en que el liderazgo político se semejaba a un apostolado bien o mal cumplido, que reunía adeptos, compromiso de por medio, no solo en el trabajo sino en la ideología.

Lo importante era comulgar con los mismos preceptos partidistas (socialcristianos, democristianos, comunistas, socialistas, centroderechistas, etc.) no con la idea general de rescate de país como cruzada, que parece ser la emoticón actual, más allá de las posiciones que se repiten entre muchos. Es un hecho que de aquellos días a estos, muchas cosasmás han cambiado en la manera de hacer política.

Las encuestas tradicionales fallan. Ya nadie les cree. Seguramente se tratará de incluir nuevas variables de análisis…

La gente no quiere votar. Los representantes de muchos puestos son impresentables, fruto del abandono en que la educación ha tenido a su clase política, si podemos seguirla llamando así. ¿Adónde se enseña a ser político ahora? ¿Adónde se enseña a ser alcalde, para que dejemos de pensar que es solo cuestión de dar dinero y abonar con retórica y cadena de favores el camino?

De hecho, el desafío actual de la política no solo debe salvarse de estas carencias. Debe sumar al cambio de objetivos el que precisamente ya no se tenga un objetivo.

Hacer política ahora no es como hacer política antes, cuando la gente llamaba por un solo teléfono de rosca para invitar cada media hora a un integrante de comisión a una reunión del mes.

El desafío actual de la política debe incluir la brecha de lo digital, de las TIC y de la transdisciplinariedad “eco-info-bio-nano-cogno” , (según Cobo y Moravec). Hechos que han revolucionado el término del tiempo usado en las informaciones y por lo tanto, de la coinfluencia que esta despliega entre las personas.

PUBLICIDAD

Influencia que por lo visto, ya no es de adeptos ideológicos, como anteriormente se definía, sino que de adeptos de un zapping político que durará poco. El tiempo de un virus o de una influencia en las redes. Los partidos tendrán que tomar provisiones también al respecto de este nuevo fenómeno que hace de los ciudadanos consumidores de política al igual que de chocolates siempre nuevos, mejor envueltos y amigables con el ambiente. Ciudadanos con muchas satisfacciones virtuales y pocos deseos de esfuerzo real. Ciudadanos que ven en la administración de un país un asunto desagradable, lleno de viejos predicadores y muy poca gente con mística, como se decía en los tiempos de mis almuerzos con limonada.

Aparecer como excepciones extraordinarias que nos devuelven el brillo del viejo latido sobre el nuevo y confiable músculo es un asunto ahora más complicado, pero se logra. De nuevo nos visita la emoción que nos hace detener la atención y forjar esperanza. ¿Por cuánto tiempo?

Los candidatos aparecen con sus mejores ropajes y solo uno nos debe convencer. Los recursos con que cuentan son importantes, pero sobre todo el discurso. El –¡que me dice!- de los pachuchos. Sus propuestas de paíspara un país sinlecciones de política ni grandes esfuerzos. Un país confortable y hedonista que evita los grandes compromisos y evita el cambio.

Por eso, cuando el encanto de nuevo aparece en las campañas políticas, es tiempo de prestar atención y de mantenerla.

Es momento de dejar de hacer zapping y llegar al final de la película invictos. Un nuevo reto para los votantes y para los partidos este próximo año deberá ser incluido en las campañas.

  • Comparta este artículo
Opinión

El ‘zapping’ político

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota