Opinión

La verdad y el respeto

Actualizado el 30 de junio de 2013 a las 12:02 am

Opinión

La verdad y el respeto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Yo jamás usé la pluma sin razón, ni la guardé sin honor” (Ricardo Jiménez Oreamuno)

La opinión pública, como control ciudadano de la soberanía que en una democracia delega en los poderes públicos, se fundamenta en la verdad y en el respeto.

En relación a actuaciones de funcionarios de diferentes Poderes del Gobierno, ciudadanos se han expresado en marchas y protestas y en mensajes a través de diferentes medios de comunicación.

En algunos casos las recientes manifestaciones de opinión pública, se han realizado bajo el anonimato de una máscara sin apego a la verdad y con el bajo ingrediente de la ofensa y de la burla que ha preocupado a muchos.

Ignorancia. Una ignorancia que se tira: haciendo fila en un banco estatal, un señor detrás de mi, comenta a otro el robo de su carro y que la OIJ no lo había encontrado. El segundo señor contesta en voz alta para que los demás oyeran:

“Es que este gobierno de doña Laura no sirve para nada.” Así quedó flotando ante muchos un criterio de un ciudadano que no sabe que la OIJ es un órgano independiente cuya jefatura la nombra la Corte Suprema de Justicia y no el Poder Ejecutivo.

Para no olvidar : de don Ricardo Jiménez Oreamuno, tres veces Presidente de Costa Rica “Escribí con libertad, sin reservas, lo mismo en el ejercicio del poder que en la llanura; pero siempre, al igual que la clásica frase con respecto al empleo de la espada, yo jamás usé la pluma sin razón, ni la guardé sin honor.”

Adlai E. Stevenson, Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, la prensa y sus contrincantes le dieron el siguiente calificativo, por su participación en los foros internacionales y de su país: temido por sus acertadas propuestas y argumentos, pero nunca ofendió.” Su legado, el programa, Una voz de Conciencia

Fundamento ético . La otra parte de la soberanía que en una democracia se reserva el ciudadano, es tal vez más importante que la que delega, porque se materializa cada vez que toma válidas decisiones y acciones relacionadas con su permanente desarrollo y con su participación solidaria en la convivencia comunal, ambas, fundamento ético para ejercer la opinión pública.

  • Comparta este artículo
Opinión

La verdad y el respeto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota