Opinión

La urgencia de cuidar los acuíferos nacionales

Actualizado el 11 de junio de 2013 a las 12:00 am

La protección del agua de nuestros acuíferos debe ser una tarea diaria

Opinión

La urgencia de cuidar los acuíferos nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alrededor de un 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierto por agua, desafortunadamente, la mayoría de esta agua es agua salada, lo que hace que no pueda ser aprovechada como agua para beber por los humanos, a menos que se utilicen costosos sistemas de purificación. De hecho, del total del agua de nuestro planeta, 97% es agua salada que se encuentra en los mares y océanos, otro 2% es agua en forma sólida, hielo que se encuentra en los polos y en algunos remanentes y menguantes glaciares de montaña.

El resto de agua dulce se encuentra la mayoría en el subsuelo (en los acuíferos, acuitardos o en la zona vadosa que se ubica sobre los acuíferos), otro porcentaje menor en lagos, ríos y quebradas (agua superficial) y un pequeñísimo porcentaje en la atmósfera.

El agua subterránea se puede encontrar a diferentes profundidades, las más someras suelen estar cerca de la superficie e inclusive descargar directamente en humedales o manantiales. Generalmente, sin embargo, los acuíferos más someros están a unos pocos metros de profundidad, esto hace que en algunas regiones de nuestro país, con solo excavar unos dos o tres metros encontremos el nivel freático de algún acuífero libre y que en la época lluviosa ese nivel se aproxime aún más a la superficie y en ocasiones brote sobre alguna ladera formando nacientes intermitentes.

En Costa Rica cerca del 80% del volumen del agua que llega a los hogares es agua subterránea, según el informe del Estado de la Nación del año pasado. Esta agua puede proceder de pozos de bombeo o de manantiales, que son expresiones en superficie del nivel del agua subterránea. Este dato pone de manifiesto la relevancia del recurso hídrico subterráneo para nuestro país. Sin embargo, el agua subterránea sigue siendo un recurso alrededor del cual existe un cierto halo de misterio porque aunque hay información sobre algunos acuíferos, no existe un mapeo exhaustivo de todos nuestros acuíferos.

Una investigación de 1989 del Senara, junto con el Servicio Geológico Británico, sugiere que el agua del acuífero Colima, uno de los más importantes para el Valle Central, tarda aproximadamente entre 10 y 20 años en viajar desde la zona de recarga hasta la zona de descarga en diferentes manantiales y pozos de extracción, de donde es distribuida a diferentes sectores del Valle Central. Eso quiere decir que durante esta estación lluviosa se recargará el agua que se captará en estas fuentes dentro de una o dos décadas. ¡Qué responsabilidad para el futuro!

PUBLICIDAD

La protección de la calidad y la cantidad del agua de nuestros acuíferos es una tarea diaria. Cuidemos hoy del recurso hídrico subterráneo para que los futuros habitantes de nuestro país puedan disfrutar de este preciado líquido.

Marco Barahona Palomo Hidrogeólogo, Escuela Centroamericana de Geología, Universidad de Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

La urgencia de cuidar los acuíferos nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota