17 enero, 2015

Con el objeto de concientizar a quien haya que concientizar respecto a las listas de espera de nuestros hospitales nacionales, vamos a mencionar detalles de la lista de espera del Servicio de Cirugía General del Hospital México.

Al 5 de enero del 2015, nuestro servicio, donde cerca de 50% de las cirugías realizadas son por cáncer, la unidad de patología mamaria cuenta con 171 pacientes en lista de espera, 56 de ellas por cáncer de mama. La unidad de colon y recto tiene 206 pacientes, de ellos 13 con cáncer, 36 pendientes de cierre de colostomía y 60 con fistulas o hemorroides. La unidad de esófago y estómago tiene 793 pacientes pendientes, de ellos 11 con cáncer y 668 por obesidad mórbida. La unidad de hígado y vías biliares tiene 920 pacientes, 13 de ellos con cáncer y 850 con colelitiasis. La unidad de tejidos blandos, 1.031 pacientes, nueve con cáncer y 945 con hernia inguinal, umbilical o ventral. La unidad endocrinológica tiene 173, cuatro con cáncer y 110 con bocios.

Antes de la crisis de los quirófanos del Hospital México, teníamos asignados 19 quirófanos y medio semanales, que eran insuficientes dadas las necesidades de este servicio, y actualmente tenemos 13 quirófanos, contando con seis prestados. Insuficiente cantidad de quirófanos antes y después de la crisis. Lo único que ha aumentado son los pacientes con cirugías pendientes, actualmente cerca de 3.300, y nuestra preocupación también, pues se nos redujo de 58 a 28 el número de camas disponibles para internamiento en nuestro servicio, porque se construyeron quirófanos nuevos donde previamente teníamos camas.

Obviamente, trabajar la cirugía mayor ocupa mayores espacios en quirófanos que la cirugía menos compleja. Este aspecto le da un valor cualitativo al tratamiento de la lista, diferente del valor cuantitativo que obtendríamos trabajando casos menos complejos, ya que haríamos muchos más. Solamente trabajamos casos no complejos cuando se da la oportunidad por la razón que sea, como que nos asignen quirófanos extra o que se suspenda alguna cirugía de otro servicio.

Prioridades. Desde hace años hemos priorizado a los pacientes de las diferentes unidades; así las cosas, es prioridad el cáncer, y procuramos operar a nuestros pacientes con cáncer de estómago, colon, recto, mama, etc. antes de un mes de extendida la solicitud de internamiento, lo cual logramos casi siempre dentro de nuestras limitaciones. También priorizamos los cierres de colostomías e ileostomías, patologías dolorosas, pacientes ictéricos, pacientes con trastornos de sangrado, como púrpuras trombocitopenias que requieran esplenectomías, incontinencias fecales, etc.

También consideramos que nuestros pacientes en lista de espera, con patología no cancerosa o patología no priorizada, tienen el derecho a recibir una atención más oportuna que la que en estos momentos están recibiendo. Es claro que estos pacientes también tienen molestias, de lo contrario no estarían esperando la cirugía que necesitan. El meollo de toda esta situación que enfrentamos, no solo en el Hospital México, sino en todos los hospitales centrales de San Jose, es la falta de quirófanos y –en menor proporción– camas, sin los cuales no podemos satisfacer las necesidades de los pacientes.

Es difícil y desesperante ver crecer las listas de espera día a día, ya que no son sostenibles con los recursos actuales, pese a las gestiones realizadas a diferentes niveles pidiendo herramientas con que trabajar, sobre todo quirófanos y camas de internamiento, estas en menor proporción porque la mayor parte de nuestras listas se pueden realizar de una manera ambulatoria, como es el caso de colelitiasis, hernias inguinales y umbilicales y otras patologías. A pesar de lo anterior, el número de cirugías ambulatorias que estamos en capacidad de realizar no se hacen por falta de espacio en quirófanos y por falta de que nuestras autoridades decidan atender esta situación, la cual tiene varias soluciones que deberán escogerse de acuerdo al escenario que presente cada hospital.

Sin embargo, leemos con frecuencia en la prensa, y lo sabemos desde hace años, que las listas de espera no se van a resolver hasta que: a) se establezca de manera rutinaria la utilización de quirófanos en horarios extraordinarios, por lo menos un segundo turno, sea o no como cirugía ambulatoria vespertina; y b) se conforme una dependencia que resuelva la cirugía de mediana y poca complejidad de todos los hospitales centrales o fuera de ellos.

El llanto que ustedes han leído es una solicitud de auxilio. Clamamos por ayuda para poder desarrollar nuestras tareas, pues no estamos conformes ante las penas de nuestros pacientes. Auxilio de quien tenga la competencia de ayudarnos. No creemos que sea tan difícil resolver el problema de las listas de espera. Ya tenemos encaminados proyectos para cirugía ambulatoria vespertina en el Hospital México, que esperamos se concreten a corto plazo, pero debemos llegar más allá. La CCSS debe satisfacer las necesidades quirúrgicas de todos los asegurados de una manera oportuna, sea cáncer su padecimiento o sea una patología clasificada como mediana o menor. El paciente ve su problema como mayor, sea cual sea la clasificación que se le dé a su necesidad quirúrgica.

Etiquetado como: