Opinión

El tráfico de órganos

Actualizado el 17 de enero de 2013 a las 12:00 am

La crisis financiera ha fortalecido la venta ilegal de órganos

Opinión

El tráfico de órganos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Organización Mundial de la Salud calcula que en el 2010 se traficaron 11.000 órganos en forma ilegal. Se estima que un 75% de la venta ilegal es de riñones, pero también los hígados y las corneas de ojos están en gran demanda. ¡Con listas de espera cada vez más largas e inciertas, personas enfermas con dinero pagan el precio que sea por el derecho a la vida sana!

La reciente crisis mundial económica ha fortalecido la venta ilegal. En un caso típico, el vendedor donante puede ofrecer un riñón a un bróker en un tercer país. Se le paga hasta dos mil dólares y un viaje con los gastos pagados para operarse. El bróker por lo general puede ganar diez a quince veces ese precio en la transacción. Los doctores también van a ser muy bien pagados, así como el hospital, con el fin de que no se hagan muchas preguntas. En China, se reportó que los turistas japoneses pagaban hasta $87.000 por un riñón.

Ante la alarma por el creciente mercantilismo con la vida humana, en el 2008 un grupo de especialistas en trasplantes de órganos de todo el mundo se reunió en Turquía para establecer en la “Declaración de Estambul” que la comercialización de órganos humanos es totalmente antiética e ilegal.

Últimamente en Costa Rica el turismo médico se ha ido fortaleciendo. Muchas personas llegan en busca de soluciones médicas de primera calidad, pero a precios más razonables que en sus propios países. Esto es totalmente correcto y ético, pero aparentemente una sombra oscura y tenebrosa ha empezado a aparecer bajo esta sombrilla.

Antes, era noticia en Centroamérica el robo de niños con fines de tráfico de órganos, pero lastimosamente el sistema criminal se ha ido especializando. Ahora pensemos en un caballero elegante con excelente español que empieza a ofrecer dineros exorbitantes a médicos que no están totalmente familiarizados con la Declaración de Estambul y ven en los trasplantes una excelente oportunidad. Ese bróker, busca el contacto con algún especialista incapaz de resistir tan tentadora oferta para que le abra las puertas en algún centro hospitalario. El bróker trae al donante y al cliente receptor y, en pocos días, todos se han ido de regreso a sus respectivos países.

PUBLICIDAD

Es importante anotar que el trasplante comercial, por no tener claro el origen de los órganos, con- lleva inmensos riegos al receptor. Además, el donante vendedor se juega su salud y su vida con un bróker manipulador de una red criminal organizada.

Es importante advertir que esta nueva modalidad quirúrgica denominada “turismo de trasplante” debería ser identificada como “Tráfico Comercial Internacional de Órganos”. Las autoridades competentes deben velar para que esta tenebrosa y malsana práctica del crimen organizado no llegue a nuestro país.

  • Comparta este artículo
Opinión

El tráfico de órganos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota