Opinión

Un titular exagerado

Actualizado el 27 de febrero de 2013 a las 12:00 am

La Universidad Evangélica de las Américas solo se atrasó dos días con la CCSS

Opinión

Un titular exagerado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En la edición del pasado martes 5 de febrero, página 12A, ese periódico publicó la lista de universidades privadas que supuestamente están morosas con la Caja Costarricense de Seguro Social. Se incluyó en la lista a mi representada Asociación Universidad Evangélica de las Américascon una deuda de ¢11.683.810,00.El título dice: “Escuelas privadas deben ¢222 millones a la Caja”.

Obviamente, la inclusión del nombre de mi representada en dicha publicación crea una mala imagen, en forma injusta. La Asociación Universidad Evangélica de las Américas es la responsable de operar la Universidad Evangélica de las Americas (Unela). Su misión está orientada a la formación en diferentes disciplinas, con énfasis en valores religiosos y morales.

Entre nuestros usuarios se encuentran pastores evangélicos. Por razones obvias, nos hemos ocupado en mejorar su nivel de formación, no sin advertir que nuestros destinatarios en general no solo los pastores, son generalmente personas de escasos recursos económicos. Por tal circunstancia, los precios por los servicios son bajos. Ello nos ha obligado a hacer un gran esfuerzo por regularizar y mantener al día las obligaciones de la Universidad para con el Estado: seguros sociales, riesgos del trabajo, cuotas de la ley de protección al trabajador, pensiones complementarias, y otras cargas (como, por ejemplo, impuestos).

Estamos convencidos de que la naturaleza de nuestros servicios no justifica el quebranto de nuestras obligaciones sociales. En el momento en que se incluyó a mi representada en una lista de supuestos patronos morosos, la obligación por la suma indicada, se refería a las cuotas del mes de diciembre 2012,cuyo vencimiento operó el jueves 31 de enero 2013. 0 sea que, en realidad, en ese momento teníamos un atraso de dos días hábiles.

La desproporción entre la publicación, con ribetes de escándalo y la realidad de dos días de atraso es evidente. Si el periodista, en ejercicio de su profesión, con valores de proporcionalidad y de ética profesional, nos hubiera consultado el asunto, le habríamos informado de que el pago de la deuda ya estaba programado para uno o dos días.

Todos sabemos que, en general, la prensa se preocupa por todo aquello que luzca como incorrecto, y lo destaca cuanto puede, lo cual a su vez se traduce en un juicio mediático que normalmente condena. El nombre de nuestra universidad, de alguna forma, se puso en la picota de la crítica pública.

PUBLICIDAD

Alfredo Sáenz Chamorro. Presidente, Asociación Universidad Evangélica de las Américas

  • Comparta este artículo
Opinión

Un titular exagerado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota