El total de graduados en carreras de tecnología, ingeniería y matemática ha crecido en un 8,3%

 8 agosto

Texas Tech University (TTU), con sede en Lubbock, Texas, Estados Unidos, decidió abrir su primer campus satélite fuera de su país y escogió a Costa Rica como su sede. Este hecho nos posicionará internacionalmente como un centro de alta calidad en el desarrollo del conocimiento y como generador de talento humano de primera clase para el mercado mundial.

Pero, además de este enorme beneficio, Texas Tech University Costa Rica (TTU-CR) proveerá programas académicos que complementarán y extenderán las carreras de alta demanda, lo cual está alineado con el desarrollo estratégico de nuestro país y de la región.

Tendencias. Según datos del Consejo Nacional de Rectores (Conare), las ingenierías encabezan la nueva oferta académica de la educación superior y TTU entendió la oportunidad y la necesidad que nuestro país tiene de actualizar contenido de acuerdo con lo que la industria mundial demanda.

Estos datos del Conare muestran que el total de graduados en carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática ha crecido en un 8,3% desde el año 2010; queremos que ese crecimiento continúe, pero a un paso más acelerado, porque tenemos la certeza de que hay muchas oportunidades que el país podría tomar si contáramos con un mayor número de profesionales en estas áreas.

En el año 2015, la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) efectuó un cálculo entre la oferta y demanda de profesionales en áreas buscadas por las compañías multinacionales. El sondeo mostró que el número de empleos demandados podría haber sido mayor si las compañías en los sectores de ciencias de la vida y manufactura avanzada hubiesen tenido más candidatos entrenados en materias como ingenierías industrial, de software y eléctrica, entre otras. Nuestras estimaciones revelaron que 2.000 personas pudieron haber sido integradas a estas valiosas industrias.

En el caso de los sectores de IT y software, las compañías instaladas en el país han mostrado un crecimiento positivo; sin embargo, 2.600 posiciones adicionales podrían haber sido creadas.

Oportunidades. Estos hechos nos muestran que como país no estamos tomando ventaja de las oportunidades, y que, precisamente, ser capaces de cambiar la historia depende de los esfuerzos conjuntos que debemos hacer con las universidades. Es en la sinergia de esfuerzos y de coordinación institucional entre el sector privado y las universidades nacionales e internacionales, que Costa Rica permanecerá como ejemplo para el mundo por la preparación de sus ciudadanos.

Es importante agregar que el hecho de propiciar el intercambio entre estudiantes internacionales, regionales y costarricenses está alineado con el desarrollo de las habilidades que tanto se demandan y que, en el siglo XXI, son un reto para el sistema educativo del país.

Por todo esto, Cinde está muy satisfecha con el resultado del proceso que ha traído a TTU a Costa Rica, considerando que es el resultado de muchos meses de trabajo, en los cuales ha colaborado y desarrollado la estrategia de las carreras a enseñar.

Más investigación y desarrollo. La llegada de Texas Tech University también colaborará en la generación de más investigación y desarrollo aplicado, donde tanto la academia como el sector productivo colaborarán en el desarrollo de nuevos productos, servicios y procesos para el mercado global, generando un proceso de formación y capacitación invaluable para sus estudiantes, que hoy constituyen una necesidad en el país.

Evidentemente, esta es una necesidad para Costa Rica: continuar atrayendo proyectos de investigación y desarrollo donde se espera contar con el soporte de TTU en este reto.

Asimismo, la llegada de extraordinarios profesores al país, brindará una gran oportunidad para desarrollar programas de capacitación, complementará la formación profesional en nuestro mercado laboral, de cara a la transformación sustancial que enfrentamos al estar inmersos en la ola transformadora de las tecnologías disruptivas y en el momento en que más se requiere, hoy.

Cinde le ha propuesto a TTU beneficiarse de la presencia y conocimientos de sus profesores, más allá de las clases que impartirán, para desarrollar contenido adicional que fortalezca a nuestro mercado laboral, en una cercana colaboración con empresas y otras universidades nacionales.

El sistema educativo costarricense está posicionado como el mejor en Latinoamérica, de acuerdo con el Reporte Mundial de Competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial, y, ciertamente, la transferencia de conocimientos que traerá Texas Tech University beneficiará aun más el nivel académico de Costa Rica, lo que fortalecerá nuestra posición de liderazgo.