Opinión

Una supercarretera necesaria

Actualizado el 18 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Una supercarretera necesaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

E lectronic Superhighway (supercarretera electrónica) es el nombre de la obra maestra de Nam June Paik, padre del videoarte.  En ella, Nam representa un mapa de Estados Unidos en el que cada Estado está interconectado por un hilo conductor electrónico, que vincula el video, el sonido, las luces, etc. 

Si bien la obra data de 1995, desde la década del 70 Nam se adelantó en el tiempo al crear la frase information superhighway . Con ella vislumbraba el potencial que tendría el flujo de información para desencadenar procesos de colaboración e interacción entre las personas, aunque estas estuvieran en el mismo momento en diversas partes del planeta, o fuera de él.

Hoy, la information superhighway es una realidad, con el correo electrónico, las redes sociales y todas aquellas interfaces que conectan dos o más puntos que generan y reciben información casi en tiempo real.

Labores virtuales. Sin embargo, esta realidad, que ha transformado nuestra vida en múltiples sentidos, no termina de revolucionar la forma en que nos desplazamos, vivimos, trabajamos, consumimos recursos, contaminamos, etc.

En un sentido literal, la sociedad global podría transformarse radicalmente si tuviéramos una information superhighway lo suficientemente robusta, que permitiera comunicación e interacción virtual más rápida y real en lo sensorial (los hologramas en cintas de ciencia ficción, por ejemplo).

Con ello podríamos contrarrestar uno de los mayores problemas que enfrenta la sociedad contemporánea: crear infraestructura para el desplazamiento de las personas.

¿Cuántos recursos naturales, económicos, etc. se consumen globalmente día a día para que miles de millones de personas se desplacen a hacer funciones que podrían ser realizadas de manera virtual o remota?

En un buen artículo de Elizabeth Grace Saunders, “Do you really need to hold that meeting?” (¿Realmente necesitas sostener esa reunión? http: //goo.gl/VN4IWJ ), la autora plantea una serie de preguntas que cuestionan la tendencia de las personas y organizaciones de “resolver” cualquier tema mediante reuniones. Saunders demuestra que el patrón de “reunionitis”, desplazamientos, etc., en la mayoría de los casos resulta innecesaria y poco productiva.

Si aplicamos criterios similares para todas las labores diarias de una sociedad, ¿cuantos desplazamientos serían innecesarios, gracias al uso adecuado de una information superhighway ? ¿Qué limita el estudio virtual, el teletrabajo, etc.?

En Costa Rica, debemos priorizar y enfocar recursos públicos y privados para robustecer la information superhighway nacional, y pasar a la vanguardia global invirtiendo en infraestructura de información, que sustituya o desplace la importancia de la infraestructura de transportes y el consumo de recursos naturales.  ¿Cual es la inversión, costo de oportunidad, etc., en una u otra opción?

Existe una propuesta del licenciado Fabián Segura tendiente a hacer de Costa Rica un centro de intercambio de información de Internet para Latinoamérica, la cual se respalda con suficiente conocimiento técnico.

Sin embargo, para aplicarla, falta visión y voluntad política que proyecte al país para estar a la vanguardia en materia de infraestructura de información. Esto, a la vez, incidirá en otras áreas productivas, calidad de vida, menor contaminación, etc.

¿Hablar de innovación? Claro, pero ojalá en infraestructura que nos proyecte al futuro, como el buen símil que hace Fabián en su planteamiento: “En la economía agrícola e industrial del siglo XX, una obra de infraestructura como el canal de Panamá fue de importancia estratégica para ese país y sus vecinos.

”Estamos iniciando el siglo XXI y Costa Rica tiene una oportunidad similar: la de fomentar y poner en marcha el siguiente canal, pero no es un canal de navíos ni de bienes tangibles: es el canal de la información y el conocimiento”.

El autor es arquitecto.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una supercarretera necesaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota