3 mayo, 2014

Ante la nota publicada en La Nación , el pasado viernes 25 de abril, sobre el uso de becas del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) por parte de los deportistas, damos a conocer la lista de los atletas becados que sí utilizan los recursos brindados por dicha entidad en su preparación y participación deportiva.

Los atletas Gabriela Traña, Leonardo Chacón, Andrey Amador, César Lizano, Ana María Porras, Nery Brenes, Sharolyn Scott, Shantely Scott, David Jiménez, Gary Robinson, Henry Linton, Susan Piedra, Osman Murillo, Heiner Oviedo, Kristopher Moitland, Domingo Argüello, Laurens Molina, Mario Montoya, Paolo Montoya, Dirley Yepes, Desiré Bermúdez, Angie Araya, Jason Ramírez, Felipe Camacho, Roy Lee Gatjens, Paola Ramírez, Amanda Sánchez, Marvin Hidalgo, Emmanuel Jiménez, Carlos Solís, Ashley Binns, Viviana Delgado, Jeison Martínez, Bernal González, Angela Willis, Bradley Johnston y muchos otros, que también están molestos por el reportaje mencionado, sí utilizan los recursos que les da el Icoder en seguros médicos, pago de entrenador, pago de gimnasio y piscina, compra de implementos deportivos y de suplementos nutricionales, pagos de inscripción de eventos deportivos, valoración médica especializada y controles de laboratorio, pago de masajes y terapias cuando se encuentran fuera del área metropolitana o fuera del país, compra de tiquetes aéreos para competencias y campamentos, pagos de hospedaje y alimentación en sitios adonde se viaja para competir y entrenar, y gastos de gasolina, transporte y alimentación a lugares de entrenamiento diario.

Por consiguiente, según indican los atletas nacionales, los presupuestos para cumplir a cabalidad sus preparaciones deportivas oscilan entre ¢30 millones y ¢90 millones, según la participación internacional de cada uno, siendo el aporte del Icoder un apoyo de, aproximadamente, entre un 3% y un 7% para los procesos anuales de los deportistas.

El apoyo estatal para la preparación y participación ha mejorado año tras año, y el deporte de élite sigue creciendo gracias a las gestiones de entidades como el Icoder, las federaciones deportivas, el Ministerio del Deporte y el Comité Olímpico de Costa Rica, y, por supuesto, gracias también a la empresa privada. Sin embargo, falta mucho para llegar al ideal.

Agradecemos el apoyo de nuestras familias, patrocinadores y entidades del Gobierno que, después de ver publicada dicha nota en dos páginas, nos han respaldado y animado a que, en honor a la verdad, escribiéramos estas líneas para limpiar nuestro nombre y el de nuestra disciplina.