Opinión

Un sistema económico deshilvanado

Actualizado el 05 de octubre de 2012 a las 12:00 am

¿Cuálsistemaeconómico rigeen Costa Rica?

Opinión

Un sistema económico deshilvanado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El capitalismo es uno de los sistemas económicos que busca solucionar el problema económico fundamental: la escasez. Para que funcione eficientemente, el capitalismo requiere de un sistema legal, un sistema judicial y un sistema político en el que existan reglas claras, proteja los derechos de propiedad, permita elevados niveles de libertades económicas y políticas, minimice la corrupción, controle externalidades dañinas (como la contaminación), estimule externalidades benéficas (como la educación y la salud) y distinga entre igualdad de oportunidades e igualdad de ingresos, principalmente. ¿Cuál sistema económico rige en Costa Rica?

De 1940 a 1980, con un sistema económico mixto el país obtuvo logros incontestables. De una parte, aumentó significativamente la dotación de capital físico (i. e. infraestructura) y humano (i. e. salud, educación). De otra parte, el proteccionismo creó empresas públicas y privadas en varias industrias. De 1980 al 2010, rigió un sistema económico mixto con un Estado de bienestar heredado de eficiencia incierta, y un modelo de apertura de la economía a la competencia basado en un régimen complejo de subsidios con logros agudos (i. e. diversificación de la oferta exportable y "apertura" de ciertos sectores).

Hacia el 2014 tenemos el siguiente sistema económico. De un lado, la inseguridad jurídica aumenta decididamente, la infraestructura es insuficiente y en declive progresivo, la desigualdad de oportunidades (i. e. educación) es una realidad cruda creciente con efectos negativos de largo plazo, la desigualdad económica creciente crearía serias tensiones sociales e incentivaría el arraigo de negocios ilegítimos desestabilizadores en el plazo mediano, las políticas públicas amigables con el ambiente son inconsistentes y la arquitectura institucional para la toma de decisiones está osificada. De otro lado, varios “[grupos de interés] pregonan las maravillosas ventajas de un sistema de libre competencia. Pero cada [grupo] hace propaganda a favor de la libre competencia como un ideal abstracto o como una práctica recomendable para los demás [grupos], pero no para sí mismo. [Estos grupos] dan muestras de un horror espeluznante, ante la competencia. Todo menos competir, pareciera ser el lema que les anima". (Eduardo Lizano F., Cambio Social en Costa Rica, p. 81).

Además, en varias industrias operan monopolios, oligopolios y carteles que, en paralelo, extraen excedente a los consumidores y a los insumos de producción. Las cuales, como gaje extra, son hijas o del patrocinio del Estado (i. e. los “contratos industriales”) o de la apertura de la economía (i. e. competir en base a subsidios y/o límites al comercio), y no se comercializan públicamente.

PUBLICIDAD

Todo lo anterior sugiere que el sistema económico local tiene exiguos atributos de capitalismo, pero muchos rasgos de capitalismo monopolístico, capitalismo clientelista y capitalismo de Estado. Sistema que es ineficiente y distribuye bienestar con base en reglas laxas no anónimas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un sistema económico deshilvanado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota